Información

Cómo superar un ataque de pánico

Cómo superar un ataque de pánico


We are searching data for your request:

Forums and discussions:
Manuals and reference books:
Data from registers:
Wait the end of the search in all databases.
Upon completion, a link will appear to access the found materials.

Los ataques de pánico pueden hacerte sentir como si hubieras perdido el control, pero con los consejos adecuados, puedes volver al asiento del conductor.

Inestable. Asustado. Ansioso. Físicamente enfermo. La forma en que se siente durante un ataque de pánico puede ser aterradora y abrumadora.

Con todo lo que sucede en el mundo, los ataques de pánico pueden ser nuevos para ti o haber reaparecido, o tal vez este no sea tu primer rodeo.

Ya sea que haya tenido muchos ataques de pánico o solo uno, existen muchas estrategias que pueden ayudarlo a superar un ataque.

Los ataques de pánico son oleadas repentinas de miedo y ansiedad abrumadores que normalmente alcanzan su máxima intensidad en unos pocos minutos.

Son comunes en personas con trastornos de ansiedad, pero pueden ocurrir en casi cualquier persona. Tener un ataque de pánico no significa necesariamente que tenga un trastorno de pánico.

A gran encuesta en 2016 encontró que alrededor del 13% de las personas en todo el mundo han tenido un ataque de pánico al menos una vez. De esas personas, solo el 2-3% tenía trastorno de pánico.

Durante un ataque de pánico, puede experimentar:

  • un corazón acelerado o palpitaciones
  • transpiración
  • dificultad para respirar
  • mareos o aturdimiento
  • desrealización o despersonalización
  • miedo a morir
  • Dolor de pecho
  • escalofríos o sofocos
  • sacudida
  • hormigueo o entumecimiento
  • náusea
  • dolor de estómago o malestar

Para algunas personas, los ataques de pánico tienen un desencadenante, tal vez provienen de un evento específico, como cruzar un puente o hablar en público. Para otras personas, un ataque de pánico se presenta inesperadamente sin causa aparente.

Aunque no representan un peligro real, sus temores de tener otro ataque de pánico pueden ser lo suficientemente graves como para afectar significativamente su vida diaria.

Todo el mundo experimentará ataques de pánico de formas únicas, por lo que las estrategias que funcionan para una persona pueden no funcionar para usted. Algunas estrategias pueden funcionar en un punto, pero no en otros.

La clave es probar una variedad de técnicas hasta que encuentre las que mejor se adapten a sus necesidades.

1. Reconozca que se trata de un ataque de pánico

Lo primero que puede hacer una vez que comienzan sus síntomas es reconocerlos por lo que son: un ataque de pánico. No es una amenaza para la vida, no le hará daño y desaparecerá pronto.

Puede ser tentador huir de los sentimientos de pánico, pero aceptar su estado emocional puede ser útil para superar un ataque.

Dígase a sí mismo: esto es temporal. Pasará pronto.

2. Mantente conectado a tierra

A muchas personas que tienen ataques de pánico les resulta útil conectarse a tierra en su entorno. Permanecer en el presente puede disminuir sus sentimientos de irrealidad y miedo.

Hay muchas técnicas para mantener los pies en la tierra.

Uno de ellos es el método 5-4-3-2-1. Implica concentrarse en sus cinco sentidos para anclarlo a su entorno.

Oler lavanda también puede ayudar a algunas personas a mantenerse firmes, y las investigaciones han encontrado que inhalar este aroma podría reducir la ansiedad.

¿Necesita probar otras técnicas de puesta a tierra?

  • Presione sus pies firmemente contra el suelo.
  • Coma o beba uno de sus alimentos favoritos (para obtener un beneficio adicional, hágalo con atención).
  • Escriba cómo se siente en un diario.
  • Encuentre y concéntrese en su pulso.

3. Relaja tus músculos

Las técnicas de relajación muscular pueden ofrecer muchos beneficios para la salud, que incluyen:

  • bajar la presión arterial
  • mejorar el sueño
  • reducir la ansiedad

Las investigaciones han descubierto que los métodos de relajación, como la relajación muscular progresiva, pueden reducir la ansiedad.

El objetivo de las técnicas de relajación muscular es reducir el estrés contrayendo y luego relajando lentamente los músculos, liberando así la tensión en todo el cuerpo. Puede tensar los músculos entre 5 y 10 segundos, o el tiempo que le resulte cómodo.

4. Practica la atención plena

La atención plena se trata de ser consciente, estar presente y aceptar cómo te sientes en el momento.

Simplemente reconociendo cómo se siente mental y físicamente, sin juzgar, puede reducir la incomodidad provocada por un ataque de pánico. En lugar de estar enojado y asustado, puede aceptar y reflexionar sobre sus síntomas.

Alguna investigación sugiere que las intervenciones basadas en la atención plena son tan efectivas como la terapia cognitivo-conductual (TCC) para tratar la ansiedad. Por supuesto, los beneficios dependerán de la persona.

Si sus ataques de pánico a menudo se desencadenan por sensaciones corporales inquietantes, practicar la atención plena puede ser especialmente útil. Aprender a aceptar sentimientos físicos no amenazantes en lugar de luchar contra ellos puede ayudar a prevenir los síntomas de pánico.

Las estrategias de atención plena incluyen:

  • meditación
  • yoga
  • ejercicios de respiración

5. Visualiza tu lugar feliz

Suena simple, pero imaginarse a sí mismo en un entorno que le brinda alegría o donde está rodeado de personas que lo apoyan puede brindarle un gran consuelo durante un ataque de pánico.

Considere tener a mano una foto de personas o lugares que lo hagan sentir en paz.

6. Habla con alguien

Incluso mejor que visualizar a la persona que te brinda consuelo es hablar con ella. No solo pueden proporcionar la sensación necesaria de seguridad y alegría, sino que también pueden recordarle que sus síntomas son momentáneos y no pueden hacerle daño.

Quizás lo que necesitas es un amigo o familiar que te tome de la mano u ocupe tu conversación en medio de un ataque.

7. Aguanta

Otra técnica es simplemente superar el ataque de pánico. Puede parecer contradictorio, pero enfrentar su miedo en lugar de huir de él puede ayudar a que los ataques de pánico pasen más rápido y a prevenirlos en el futuro.

Si demuestra que puede experimentar plenamente todos estos síntomas abrumadores y salir sano y salvo, se permite recuperar el control. Aprende que el ataque de pánico no le hará daño.

Una técnica popular que se utiliza para superar los ataques de pánico se llama "respuesta DARE", desarrollada por Barry McDonagh para enfrentar la ansiedad de frente. La idea es realmente comprometerse con sus sentimientos de pánico, reformulándolos como emoción positiva en lugar de miedo.

Cabe señalar que la técnica de respuesta DARE no se ha evaluado con experimentación científica.

Aprender a sobrellevar la situación cuando no se encuentra actualmente en medio de un ataque de pánico puede ayudar a reducir la probabilidad y la gravedad de ataques en el futuro.

8. Conozca sus factores desencadenantes

Los ataques de pánico pueden parecer surgir de la nada. Pero en muchos casos, en realidad existen sutiles desencadenantes subyacentes del pánico.

Averiguar qué es lo más probable que cause sus ataques de pánico puede ser un paso importante para controlarlos. Identificar sus factores desencadenantes es especialmente útil en psicoterapia.

Dado que puede llevar algún tiempo, llevar un diario para reflexionar sobre sus ataques de pánico pasados ​​puede ayudarlo a determinar patrones y desencadenantes.

El objetivo no es evitar desencadenantes, sino más bien para aprender a afrontarlos y abordarlos de frente.

9.Haz un plan

La planificación para un ataque de pánico incluye informarse sobre qué esperar y por qué suceden. Investigar sugiere que el pánico se reduce cuando se aumenta el conocimiento sobre los ataques de pánico y los trastornos de ansiedad.

Si ya ha experimentado un ataque de pánico, es probable que sepa qué funcionó y qué no. ¿Los ejercicios de respiración ayudaron o empeoraron sus síntomas? ¿Qué pasa con la actividad física?

Pensar en estas cosas y hacer un plan puede ayudarlo a sentirse más en control y disminuir la gravedad de futuros ataques de pánico.

10. Maneja tu estrés

Una de las mejores formas de controlar los ataques de pánico y mejorar el bienestar general es controlar el estrés.

Los planes de tratamiento variarán de una persona a otra; algunas personas tomarán medicamentos para controlar sus síntomas o irán a una terapia regular. Otros pueden encontrar que las herramientas de relajación y cuidado personal pueden ayudarlos a manejar sus ataques de pánico.

A veces es un poco de todo, pero manejar el estrés puede beneficiar a todos.

Algunas opciones para el manejo del estrés incluyen:

  • ejercicios de respiración
  • practicando la meditación
  • llevar un diario
  • pasar tiempo en la naturaleza

11. Ejercicio

Los beneficios del ejercicio sobre los niveles de ansiedad y pánico varían para cada persona.

La investigación ha encontrado que el ejercicio regular puede ayudar a reducir el estrés y la ansiedad, así como a mejorar la calidad del sueño y el estado de ánimo.

Dado que el ejercicio puede aumentar su frecuencia cardíaca, hacerlo sudar y tener otros efectos secundarios que imitan el pánico, es posible que desee probar primero un ejercicio más suave si el ejercicio le provoca un ataque de pánico.

Además, considere probar una rutina de ejercicios o una actividad que disfrute, como el yoga o caminar, para ayudar a controlar el estrés y la ansiedad.

12. Tome su medicamento recetado

Si un profesional de la salud le ha recetado un medicamento, es importante que continúe tomando sus medicamentos según las instrucciones. Si tiene inquietudes acerca de los efectos secundarios o desea hacer ajustes, siempre puede comunicarse con ellos para que los realicen.

Investigar ha demostrado que algunos antidepresivos, como los ISRS y los IRSN, pueden ser útiles para tratar el trastorno de pánico.

Existen otros medicamentos que se pueden recetar para los ataques de pánico o la ansiedad. Las benzodiazepinas (como Xanax o Ativan) son medicamentos poderosos que pueden reducir rápidamente los síntomas de los ataques de pánico. Dicho esto, el uso de estos medicamentos a menudo se considera cuidadosamente, ya que pueden provocar tolerancia o dependencia.

13. Desafía los pensamientos malsanos

La TCC se usa ampliamente y generalmente se considera uno de los tratamientos más efectivos para el trastorno de pánico y otros trastornos de ansiedad.

Las personas que tienen ataques de pánico a menudo experimentan procesos de pensamiento negativos y basados ​​en el miedo, que se convierten en ansiedad o la aumentan.

El objetivo de la TCC es reemplazar el pensamiento distorsionado y destructivo con pensamientos más lógicos y precisos.

Las técnicas de TCC también pueden ayudarlo a desarrollar mecanismos de afrontamiento y realizar cambios que pueden ayudarlo a manejar mejor el pánico y la ansiedad.

14. Prueba la terapia de exposición

La terapia de exposición implica estar expuesto a lo que desencadena sus ataques de pánico o sus miedos. A pequeño estudio de 2019 sugiere que puede ser útil para reducir los síntomas de un ataque de pánico.

Exponerse a sus factores desencadenantes puede parecer aterrador e improductivo. Pero aprender repetidamente que estos eventos en realidad no pueden perjudicarle puede marcar la diferencia a largo plazo.

La terapia de exposición siempre debe comenzar bajo la dirección de un profesional de la salud mental.

15. Habla con un médico

Si usted o un ser querido ha tenido ataques de pánico, puede comunicarse con un profesional de la salud para obtener apoyo.

Si no tiene acceso a un profesional de la salud, es posible que desee considerar los servicios de telesalud o llamar a una clínica cercana.

¿Necesita más recursos para la terapia? Puede consultar nuestras prácticas guías:

  • Qué hacer cuando no puede pagar la terapia
  • Los mejores servicios gratuitos de terapia y apoyo mental en línea
  • Las mejores opciones de terapia asequibles
  • Los mejores servicios de psiquiatría en línea

Los profesionales pueden proporcionar más información sobre las opciones de tratamiento y recomendar otras estrategias para afrontarlo.

Lidiar con los ataques de pánico puede ser aterrador y frustrante, sin importar cuán pocos o muchos ataques haya tenido. En casos severos, los ataques de pánico pueden interferir con su vida diaria y causar estrés y ansiedad abrumadores.

Si bien averiguar qué funciona para usted puede llevar algún tiempo, junto con la prueba y el error, los ataques de pánico son muy manejables.

No tenga miedo de cambiar las cosas y probar algo nuevo si una técnica no le funciona.

Si sus ataques de pánico se vuelven abrumadores, menos manejables o comienzan a ocurrir con más frecuencia, siempre puede comunicarse con un profesional de salud mental para obtener apoyo.


Cómo lidiar con los ataques de pánico

Un ataque de pánico es una sensación de ansiedad repentina e intensa.

Los ataques de pánico también pueden tener síntomas físicos, como temblores, sensación de desorientación, náuseas, latidos cardíacos rápidos e irregulares, boca seca, dificultad para respirar, sudoración y mareos.

Los síntomas de un ataque de pánico no son peligrosos, pero pueden ser muy aterradores.

Pueden hacerle sentir como si estuviera sufriendo un ataque cardíaco, o que se va a desmayar o incluso a morir.

La mayoría de los ataques de pánico duran entre cinco minutos y media hora.


Esté tranquilo y presente: cómo ayudar a alguien con un ataque de ansiedad

Los ataques de ansiedad, también conocidos como ataques de pánico, pueden ser muy atemorizantes tanto para la persona que vive el episodio como para los espectadores. Si estás con alguien cuando tiene un ataque de pánico, hay cosas que puedes hacer para ayudar, incluso si no tienes ninguna formación profesional. A continuación, le indicamos cómo ayudar a alguien que está sufriendo un ataque de ansiedad.

¿Qué aspecto tiene un ataque de ansiedad?

Los síntomas de un ataque de ansiedad pueden reflejar los síntomas de otros problemas médicos graves, lo que puede hacer que parezca potencialmente mortal. Un verdadero ataque de pánico es generalmente no potencialmente mortal, pero si una persona que sufre el ataque no comprende lo que está sucediendo, el miedo a una muerte inminente o una verdadera emergencia médica puede exacerbar su ataque. Incluso si saben que están teniendo un ataque de pánico, el ataque puede ser muy difícil para ellos y es posible que necesiten apoyo para superarlo. Los síntomas suelen aparecer muy rápidamente y pueden incluir todos o algunos de los siguientes:

  • Corazón palpitante y palpitante
  • Dificultad para respirar o falta de aire
  • Sensación de fatalidad
  • Entumecimiento u hormigueo en las extremidades.
  • Transpiración
  • Sacudida
  • Náuseas o dolor abdominal
  • Mareos o aturdimiento sensación de desmayo
  • Experimentar escalofríos o sobrecalentamiento

Si está con alguien y no está seguro de si sus síntomas son el resultado de un ataque de pánico o ansiedad, pregúntele. Si luchan con un trastorno como la ansiedad, es posible que reconozcan sus síntomas. Sin embargo, si ninguno de los dos está seguro de que sus síntomas son el resultado de un ataque de pánico, no dude en llamar al 911. Muchos de estos síntomas son consistentes con los de un ataque cardíaco, una reacción alérgica grave u otros síntomas médicos potencialmente mortales. eventos, por lo que es importante no descartar esas posibilidades. Es mejor asumir que el ataque es serio que asumir que es un ataque de pánico, solo para descubrir que estaba equivocado cuando es demasiado tarde.


Fuente: unsplash.com

Cómo ayudar a alguien con un ataque de ansiedad

Si está con alguien que está sufriendo un ataque de ansiedad, hay varias cosas que puede hacer.

  1. Ser proactivo. Si va a pasar mucho tiempo con alguien, hágale saber desde el principio que puede informarle sobre problemas como la ansiedad. Algunas personas pueden sentirse incómodas al compartir esta información, pero otras reconocerán que compartir esta información puede ayudarlo a ayudarlas en caso de un ataque de pánico. Para navegar por este espacio con cuidado, invítelos a que le cuenten a usted en lugar de pedirles que le digan a usted.
  2. Elimina a los espectadores.Los ataques de pánico pueden ser eventos dramáticos y, si ocurren en un lugar público, es natural que las personas presten atención, incluso si solo sienten curiosidad. De cualquier manera, una multitud es lo último que necesita o quiere alguien que experimenta un ataque de pánico. Si la persona se mueve, ayúdele a caminar hacia un lugar tranquilo y silencioso donde tenga algo de privacidad. Si no está en posición de moverse, informe a los espectadores que la persona está teniendo un ataque de pánico y pídales que le den algo de espacio.
  3. Pregúntele a la persona si cree que está teniendo un ataque de pánico.Como se mencionó anteriormente, el individuo puede saber cómo es un ataque de pánico para él. Esto puede ayudarlo a descartar algo más serio. Además, las personas que están familiarizadas con los ataques de pánico saben que los ataques de pánico no ponen en peligro la vida, por lo que reconocer lo que está sucediendo puede ayudar a calmarlos. También puede ayudarlo a calmarse.
  4. Si la persona no sabe si está teniendo un ataque de pánico, pida ayuda.Y luego continúe con los pasos a continuación. Por otro lado, si la persona cree que está teniendo un ataque de pánico, pregúntele si tiene algún medicamento. Muchas personas que tienen ataques de pánico con frecuencia reciben un sedante u otro medicamento recetado que puede ayudarlas. Si tiene algún medicamento, lea la etiqueta para ayudarlo a tomar la dosis adecuada. Es posible que el medicamento tarde un tiempo en hacer efecto, así que quédese con ellos y continúe con los siguientes pasos.
  5. Mantén la calma.Un ataque de pánico asusta a la persona que lo experimenta, pero también puede asustar a la persona que lo está ayudando. Pase lo que pase, debes mantener la calma. Si sabe que se trata de un ataque de pánico, tenga la seguridad de que es probable que la persona no corra ningún peligro real, solo necesita tiempo y ayuda para superar un episodio.
  6. Una de las mejores formas de combatir un ataque de pánico es regular la respiración.Haga esto pidiéndole a la persona que respire lenta y profundamente. También puede guiarlos a través de ejercicios de respiración simples como inhalar mientras cuenta lentamente hasta cinco y luego exhalar mientras cuenta lentamente hasta seis. Alternativamente, puede pedirle que "respire con usted" y luego respire lenta y profundamente. Incluso puede ayudarlos a visualizar la respiración con las manos y luego respirar de manera audible.
  7. Sea alentador y evite minimizar sus síntomas.Los síntomas de un ataque de ansiedad no ponen en peligro la vida, pero son muy reales. No sugiera que "no es gran cosa" o "no es grave". En su lugar, elija palabras que afirmen su experiencia y aliéntelos a superarla. Utilice frases como "Lo estás haciendo muy bien", "Estoy aquí contigo", "Puedes hacer esto", "Sé que estás asustado ahora mismo, pero te mantendré a salvo" y "Tú vas a estar bien ".
  8. Pregúntele a la persona si quiere apoyo físico.Todos reaccionan de manera diferente cuando los tocan. Algunos pueden encontrarlo reconfortante y para otros puede empeorar las cosas, incluso si por lo general no les importa que los toquen. Si la persona quiere apoyo físico, trate de frotarle suavemente la espalda o tomarle la mano para asegurarle que está con ella. Respete cualquier solicitud de dejar de tocarse inmediatamente. Incluso las personas que conoce bien pueden tener diferentes necesidades durante un ataque de ansiedad.

9. Continúe apoyando hasta que llegue la ayuda o hasta que la persona le diga que está bien.

  1. Toma medidas para prevenir futuros ataques.Algunas personas pueden evitar los ataques mediante técnicas de reducción del estrés como la meditación. Aunque la meditación parece ayudar a todos, no siempre es suficiente. Algunas personas requieren medicación y / o terapia para controlar sus síntomas. Anime a la persona a la que ayudó a obtener apoyo.

Las personas que luchan contra los ataques de pánico pueden aprender a controlar mejor sus síntomas y su condición subyacente hablando con un profesional de la salud mental. Si lucha contra la ansiedad o el pánico, hay ayuda disponible para usted. El asesoramiento profesional puede ayudarlo a identificar la fuente de su ansiedad, para que pueda encontrar una manera de curarse. Si alguien a quien ama experimenta ataques de pánico con regularidad, es posible que también desee ayuda. Está bien hablar con un consejero para obtener el apoyo que necesita mientras lo apoya.

Los estudios demuestran que el asesoramiento en línea puede ser un método eficaz para brindar tratamiento a quienes experimentan ataques de ansiedad. En un amplio estudio, publicado en la Base de datos Cochrane de revisiones sistemáticas, los investigadores evaluaron la eficacia del asesoramiento en línea para tratar los síntomas de los trastornos de ansiedad. El informe incluye los resultados de 30 estudios, con más de 2.000 participantes, que examinan los efectos de la TCC y los rsquos en línea sobre el trastorno de pánico, el trastorno de ansiedad generalizada y una serie de cuestiones relacionadas. Los investigadores concluyeron que La terapia en línea es un modo útil de tratamiento para los trastornos de ansiedad.. La terapia cognitivo-conductual ayuda a las personas a controlar sus síntomas al proporcionar información sobre los pensamientos negativos que pueden provocar ataques de ansiedad.

Como se consideró anteriormente, la terapia en línea es una forma útil de ayudar a comprender mejor los síntomas de la ansiedad para que usted o alguien que conoce pueda sobrellevar mejor un ataque de ansiedad. Con BetterHelp, puede obtener asesoramiento en sus propios términos mientras se libera del pánico y la ansiedad. No tiene que enfrentarse al estrés de conducir a una cita o obligarse a confiar en alguien cara a cara. Puede acceder a la red de asesores autorizados de BetterHelp desde la comodidad y privacidad de su propia casa (o donde sea que tenga una conexión a Internet). A continuación se muestran algunas reseñas de los consejeros de BetterHelp, de personas que experimentan problemas similares.

Reseñas de consejeros

"Es increíble lo beneficiosa que es la terapia. Como resultado de mi trabajo con Keith, pasé de estar demasiado asustado y ansioso por salir de casa con un pánico paralizante, a poder disfrutar de paseos con mi esposo por el parque, el jardín e incluso hemos viajado". en avión y tren. He podido dejar algunas relaciones tóxicas que no me servían, y ahora me siento equipado no solo para enfrentar la vida, sino para disfrutar de la riqueza y plenitud de ella. Recomiendo a Keith como consejero y las sesiones de EMDR ".

"Ella es muy amable, paciente y cariñosa. Y me ha animado a usar más la parte del mensajero (hacemos sesiones telefónicas, soy un anciano millennial jajaja), lo cual ha sido sorprendentemente útil. Es como enviarle un mensaje de texto a un amigo cuando ' Estás en modo de pánico. Excepto que no tienes que preocuparte por asustar a tu amigo o abrumarlo, y ella responde tan rápido. No de inmediato, porque la gente tiene vidas. Y siempre de una manera que me hace sentir validado y menos solo con Mis problemas. Honestamente, el solo hecho de que me tomé el tiempo para escribir esto dice más acerca de cuánto aprecio todo el apoyo y el trabajo que hemos hecho juntos. Porque siempre me olvido de hacer reseñas, y tengo muchas cosas que hacer Pero hablar con ella hace que las cosas vuelvan a ser razonables. No arregladas o desaparecidas. Ella me recuerda mis habilidades y poder, y las luchas que he superado, así que estoy seguro de que también superaré este momento difícil. Realmente espero que esto no suene como un comercial. Me gusta mucho esta aplicación, y este terapeuta específicamente. Puedo sentarme en mi propio sofá o acostarme en la cama y seguir obteniendo la misma calidad que solía tener cuando podía pagar la terapia tradicional. Muy bien, voy a terminar con esto. La Dra. McGrath Fair es genial para mí, espero que ella también lo sea para ti ".

Avanzando

Los ataques de pánico son difíciles de experimentar y también es difícil saber qué hacer cuando alguien está teniendo un ataque cerca. Con las herramientas adecuadas, puede aprender cómo hacer que estos episodios sean seguros, breves y raros, para que pueda apoyarse a sí mismo y a las personas que lo rodean. Da el primer paso .


"¿Estás bien?" Esta es una pregunta aparentemente normal que se hace cuando alguien tiene ansiedad o un ataque de pánico. Cuando ves a alguien que amas sufriendo, tu instinto es intentar arreglarlo. Pero preguntar esto constantemente puede hacer que su ser querido se sienta presionado para mejorar.

Tenga cuidado con lo que le dice a alguien con ansiedad. Puede que no lo interpreten bien porque no están en sus cabales en ese momento. Incluso podría obtener una respuesta hiriente a su pregunta. Aquí hay algunas preguntas apropiadas para hacerle a alguien en medio de un ataque de ansiedad o pánico:

  • ¿Hay algo que pueda hacer para ayudarte?
  • ¿Quieres ir a un lugar más tranquilo?
  • ¿Quieres que te dé un poco de espacio?

Ataque de pánico

Nuestros editores revisarán lo que ha enviado y determinarán si deben revisar el artículo.

Ataque de pánico, aparición repentina de aprensión intensa, miedo o terror que ocurre sin causa aparente. Un ataque de pánico se diagnostica sobre la base de la aparición de al menos cuatro síntomas físicos (somáticos) o psicológicos. Los síntomas físicos pueden incluir dificultad para respirar, palpitaciones o frecuencia cardíaca acelerada, dolor o malestar en el pecho, asfixia, mareos o desmayos, temblores o temblores, sudoración, náuseas, malestar abdominal, entumecimiento u hormigueo y sofocos o escalofríos. Los síntomas psicológicos pueden consistir en una sensación de asfixia, un sentimiento de irrealidad, miedo a morir y miedo a “volverse loco” o perder el control. La intensidad de los ataques de pánico es variable, desde grave hasta relativamente leve, y la mayoría de los ataques duran entre 10 y 15 minutos. Hay tres tipos diferentes de ataques de pánico, conocidos como ligados a la situación (que se espera que ocurran en situaciones específicas), predispuestos a la situación (pueden ocurrir o no en situaciones específicas) e inesperados. Por lo tanto, un ataque de pánico no necesariamente precede o sigue a una situación estresante. En algunos casos, los síntomas de un ataque se confunden con otros problemas, como un ataque cardíaco o una afección gastrointestinal.

Los ataques de pánico son el trastorno psicológico más común que ocurre en personas afectadas por trastornos respiratorios, como asma y enfermedad pulmonar obstructiva crónica. Algunos adultos y niños que experimentan duelo o ansiedad por separación son susceptibles a los ataques de pánico. Además, muchas personas que experimentan ataques de pánico muestran patrones de respiración irregulares cuando descansan tranquilamente y cuando duermen, y es probable que algunas adopten un comportamiento de evitación en un intento de evitar colocarse en situaciones que podrían precipitar un ataque.

Los ataques de pánico pueden formar parte de una condición relacionada con la ansiedad más significativa llamada trastorno de pánico. Parece haber factores genéticos que aumentan la susceptibilidad en algunos individuos. Los defectos genéticos en los sistemas de mensajeros neuroquímicos del cerebro se han relacionado con el pánico. Por ejemplo, se han identificado niveles reducidos de receptores para un neurotransmisor llamado serotonina, así como niveles reducidos de un neurotransmisor inhibidor llamado ácido gamma-aminobutírico, en el cerebro de personas afectadas por ataques de pánico. Los científicos también han propuesto una teoría de falsa alarma de asfixia, en la que las señales sobre una posible asfixia surgen de centros fisiológicos y psicológicos involucrados en la detección de factores asociados con la asfixia, como el aumento de los niveles de dióxido de carbono y lactato en el cerebro. Las personas afectadas por el trastorno de pánico parecen tener una mayor sensibilidad a estas señales de alarma, que producen una mayor sensación de ansiedad. Esta mayor sensibilidad da como resultado una mala interpretación de situaciones no amenazantes como eventos aterradores.

El tratamiento para los ataques de pánico generalmente incluye terapia cognitiva, en la que los pacientes aprenden habilidades que les ayudan a enfrentar y frustrar un ataque. Ejemplos de habilidades que son efectivas para evitar ataques de pánico cuando los síntomas comienzan a aparecer incluyen bloquear pensamientos asociados con miedos irracionales, entablar una conversación con otra persona y concentrarse en una sola tarea repetitiva. Mientras que muchas personas pueden tratarse únicamente con terapia cognitiva, algunos pacientes requieren farmacoterapia. Por ejemplo, los antidepresivos tricíclicos, los inhibidores de la monoaminooxidasa y los inhibidores de la recaptación de serotonina pueden ser tratamientos efectivos para pacientes que experimentan frecuentes ataques de pánico.


Visite el sitio web de Brian & # 8217s:

Buscando paz y alegría

* ENLACE A RESEÑAS

Revisión completa, revisiones editoriales y revisión de clientesews & # 8230

Próximamente enlace a la prensa oficial rlevantar

& # 8220Escribí Ataques de pánico calmando la tormenta para ayudar a otros a derrotar a la bestia del tormento mental. ¡Si tan solo hubiera existido un libro como este cuando estaba luchando contra los ataques de pánico! Si hubiera sabido entonces lo que sé ahora, no habría pasado por años de tormento. La experiencia, por horrible que fuera, me ha bendecido con la capacidad de ser una bendición para los demás. ¡No me gusta ver a otros en tal tormento! Mediante ensayo y error, aprendí cómo funciona la mente y reuní información valiosa al observar y aconsejar a otros abrumados por el pánico y la ansiedad. Habiendo superado los ataques de pánico severos y el trastorno de ansiedad, y ayudando a muchos a obtener su, quiero compartir cómo superar el tormento mental. & # 8221


La oración como técnica de puesta a tierra

La oración es una herramienta increíble para combatir la ansiedad. La oración puede ser similar a la meditación. Para meditar, te pones en un lugar tranquilo, encuentras un lugar de quietud y te concentras en una palabra o un pensamiento, permitiendo que el resto de tus pensamientos se desvanezcan. Está quitando el foco de todo lo demás, para que puedas aquietar tu mente y tu cuerpo. Es lo mismo cuando rezas. Estás entrando en un lugar tranquilo, encontrando quietud, enfocándote en Dios y en lo que le estás orando. Estás cambiando tu conciencia de tu ansiedad a Dios, lo que calma tus nervios y reduce el estrés. Cuando ora, está alejando su enfoque de sus problemas y poniendo su enfoque en el solucionador de problemas.

“No te preocupes por nada, pero en cada situación, con oración y petición, con acción de gracias, presenta tus peticiones a Dios”. Creo que Dios nos dijo eso en la Biblia porque sabe que nos vamos a preocupar, pero nos dice que se lo traigamos todo. La Biblia también dice: “Mantendrás en perfecta paz a todos los que en ti confían, a todos aquellos cuyos pensamientos están fijos en ti”. ¡Qué promesa! Al enfocar nuestros pensamientos en Dios, lo cual hacemos a través de la oración, tendremos la paz de Dios.

Si nunca has orado antes, está bien. & # 8211 puedes leer más sobre la oración aquí & # 8211 Cómo rezar. O puede pedir a otros que oren por usted en www.ThePrayerZone.com


Ayudar a un ser querido a superar un ataque de pánico

Si está leyendo esto, tal vez viva con ataques de pánico o tenga un ser querido que lo haga. Si su ser querido está sufriendo un ataque, omita la información de fondo y desplácese hacia abajo hasta "pasos para ayudar a su ser querido a superar su ataque de pánico ".

Muchas personas experimentan solo uno o dos ataques de pánico en su vida, mientras que algunas han tenido ataques continuos y repetidos. Aunque los ataques pueden durar solo unos minutos, los efectos pueden ser duraderos. Si ha experimentado un ataque de pánico antes, comprende el costo emocional y físico que puede tener en su cuerpo y su bienestar.

¿Qué es un ataque de pánico?

La experiencia puede ser poderosa, aterradora y parecer totalmente fuera de control. En muchos casos, el individuo ni siquiera se da cuenta de que está experimentando uno. Los síntomas generales incluyen:

  • Miedo abrumador
  • Pérdida de control percibida
  • Sentirse como si estuviera en peligro.
  • Pensando que podrías desmayarte
  • Pensamientos de fatalidad y tristeza
  • Abrumadora sensación de pavor
  • Pérdida de contacto con la realidad.
  • Con ganas de escapar urgentemente de donde estás
  • Mareo
  • Palpitaciones del corazón
  • Sacudida
  • Transpiración
  • Dificultad para respirar
  • Sofocos y sofocos
  • Entumecimiento y sensación de hormigueo.

¿Por qué suceden?

Desafortunadamente, se sabe poco sobre la causa exacta de los ataques de pánico, pero sabemos que nuestros pensamientos afectan nuestro estado emocional y fisiológico. Cuando estamos preocupados, preocupados, asustados y / o estresados, nuestro cuerpo activará la respuesta natural al estrés. Esto significa que su cuerpo entrará en modo "lucha o huida" para tratar de protegerse. Su cuerpo secreta hormonas del estrés en el torrente sanguíneo para mejorar su capacidad para enfrentar el peligro. La respuesta es directamente proporcional al grado de preocupación.

Pasos para ayudar a su ser querido a superar su ataque de pánico

Lo primero que debe recordar al ayudar a alguien a superar un ataque de pánico:

Cuando ves a alguien entrar en pánico, la respuesta natural es empezar a sentirte ansioso. La ansiedad que se apodera de alguien durante un ataque puede parecer contagiosa. Lo mejor que puede hacer es mantener la calma. Si comienza a entrar en pánico, su ser querido se alimentará de usted, lo que puede empeorar las cosas exponencialmente.

Recuerde que un ataque de pánico puede tardar desde unos minutos hasta 30 minutos o más para terminar, así que tenga paciencia y siga recordándose a sí mismo y a su ser querido que tiene que llegar a su fin. Aquí hay algunos consejos rápidos para ayudarlos a superarlo:

1) Limita los estímulos

Esto podría significar salir de una habitación llena de gente o atenuar las luces. Crea un ambiente más pacífico.

2) Narra un "lugar feliz"

Pídales que piensen en un lugar en el que hayan estado juntos y del que puedan sacar la paz.

3) Haga que respiren profundamente

Quieres que respiren lentamente desde el estómago para ralentizar la respuesta al estrés.

4) Cuenta hacia atrás desde 10

Esto les dará algo en lo que concentrarse y ayudará a detener sus pensamientos acelerados. Cuando llegues al 1, empieza de nuevo.

5) Relajar su cuerpo

Intente masajear un punto de presión.

6) Llévalos afuera

Tome un poco de aire fresco o salga a caminar.

7) Haz que inhalen lavanda

Puede aliviar la ansiedad y aportar una sensación de calma.

8) Enfócate en un objeto cercano

Esto ayudará a distraerlos.

9) Recuérdales que no es dañino

Explique con voz tranquilizadora y tranquilizadora que esto es solo una fuerte reacción a la preocupación y el miedo.

10) Remember, it will end

Keep telling yourself and them that the panic attacks will always end. The faster you can calm them down, the faster it will be over.

Although it takes time and effort, anyone can overcome high anxiety and panic attacks with the right support, knowledge, and assistance. Your support and continued reassurance of your loved one will be crucial in helping them make it through these debilitating events. While following the above steps will make a significant difference during an attack, if you notice a pattern, it is best to connect your loved one with a licensed professional talk therapist who can work towards helping prevent them from occurring in the future.

Cassie is a talk therapist & co-founder of Modern Therapy, a tele-mental health company. She specializes in helping professionals become the best version of themselves. She often provides clients with practical techniques based on humanistic psychology to find knowledge, growth, healing & fulfillment. Cassie holds a Master of Clinical Social Work from Rutgers University.


Referencias

[1] Rees, R., Stokes, G., Stansfield, C., Oliver, E., Kneale, D., & Thomas, J. (2016). Prevalence of mental health disorders in adult minority ethnic populations in England: a systematic review. Department of Health.

[2] Kessler, R. C., Chiu, W. T., Demler, O., & Walters, E. E. (2005). Prevalence, severity, and comorbidity of 12-month DSM-IV disorders in the National Comorbidity Survey Replication. Archivos de psiquiatría general, 62(6), 617-627.

[4] Schmidt, N. B., Zvolensky, M. J., & Maner, J. K. (2006). Anxiety sensitivity: Prospective prediction of panic attacks and Axis I pathology. Revista de investigación psiquiátrica, 40(8), 691-699.

[5] Ehlers, A. (1993). Somatic symptoms and panic attacks: a retrospective study of learning experiences. Investigación y terapia del comportamiento, 31, 269-278.

[6] Cox, B. J. (1996). The nature and assessment of catastrophic thoughts in panic disorder. Investigación y terapia del comportamiento, 34(4), 363–374.

[7] Clark, D. M. (1986). A cognitive approach to panic. Investigación y terapia del comportamiento, 24(4), 461-470.

[8] National Institute for Health and Care Excellence (2011). Generalised anxiety disorder and panic disorder in adults: management. Retrieved from: https://www.nice.org.uk/guidance/cg113/resources/generalised-anxiety-disorder-and-panic-disorder-in-adults-management-pdf-35109387756997


Accepting her diagnosis&mdashand moving forward

It took three therapists, two psychiatrists, and a whole lot of soul-searching for me to accept my anxiety as a part of me, and to realize that I am still a work in progress.

In the past three years or so, I’ve experimented with both behavioral therapy and medication. I’ve tried group therapy and individual therapy. What I have learned from those experiences is that therapy is hard and that it takes time and courage. I often bailed on my sessions and dropped out of my five-month group therapy program almost two years ago. I’m currently thinking about giving it another try.

My doctor prescribed the anti-anxiety medication Xanax, to be taken only when I was panicking. Having the pill bottle with me at all times gave me comfort, but I didn’t like the way I felt on it, and it also didn’t help me better manage my anxiety. That prescription has long since lapsed.

Some days I would wake up feeling like I’m taking shorter breaths. My chest would feel hollow and my shoulders heavy. I𠆝 fidget a lot. I’ve learned to manage these “triggers” or early panic attack symptoms by adopting mindfulness strategies. One technique, called grounding, involves focusing on an object or my breathing. This helps me to quiet my wandering mind so that I’m able to pinpoint my physical symptoms and anticipate if my anxiety is going to get worse that day.

I try to exercise as frequently as possible, and I find night walks helpful for my insomnia. I’ve opened up to people about my struggles with anxious feelings, and the emotional support really helps.

Surprisingly, being transparent is the best way to combat my anxiety. I have learned that being honest with others when I’m not feeling well allows me to be honest with myself. I’m gradually learning that admitting my anxiety doesn’t necessarily mean that I’m less of me.

Now, I no longer treat my panic attacks as a sign of defeat when I do get them. But let’s be real: panic attack #36 will come, and it’s going to feel just as traumatic as the last. I will count down the seconds until it ends, as I always do, and I will lay down afterwards with my chest feeling hollow and my body completely worn down. But now I know that it’s okay because I can still try to make progress again tomorrow.

To get more stories like this delivered to your inbox, sign up for the Real Wellness WomenIRL newsletter