Información

Si no percibimos conscientemente un sonido a la vez, ¿podemos a veces recordarlo conscientemente más tarde?

Si no percibimos conscientemente un sonido a la vez, ¿podemos a veces recordarlo conscientemente más tarde?


We are searching data for your request:

Forums and discussions:
Manuals and reference books:
Data from registers:
Wait the end of the search in all databases.
Upon completion, a link will appear to access the found materials.

Probablemente todos conozcan el experimento mental: "Si un árbol cae en el bosque y nadie puede oírlo, ¿emite algún sonido?". Pero si damos un paso más y preguntamos: "Si no somos conscientes de un sonido, ¿lo oímos?". Esta pregunta tal como está es muy amplia, así que permítanme especificar a qué me refiero.

Al decir conscientemente consciente me refiero a que estamos pensando activamente en ese sonido cuando se produce y al escuchar me refiero en algún momento posterior, (tal vez con indicaciones) ¿eres capaz de recordar que hubo un sonido?

(Por supuesto, la pregunta puede formularse no solo con respecto a la audición, sino también a cosas como el dolor, etc.).


Esta pregunta está relacionada con la percepción subliminal, a menudo estudiada en la visión, pero a veces también en la audición. Esto sigue siendo un poco controvertido, y eso se debe principalmente a los argumentos sobre cómo se mide si algo se ha percibido o no.

Mi respuesta a su pregunta principal sería "no", pero eso es especulación. Usas la palabra "recordar", que en la investigación de la memoria generalmente sugiere un recuerdo explícito y consciente y normalmente solo lo obtendrías si hubieras percibido algo conscientemente y lo hubieras codificado la primera vez. Sin embargo, hay ejemplos de sonidos subliminales que no se identifican en la primera presentación pero que, sin embargo, afectan el comportamiento posterior (por ejemplo, aquí).


Discusión

Experimentamos el mundo como un flujo continuo de percepciones que cambian suavemente. Sin embargo, la evidencia psicofísica pasada y reciente sugiere que la percepción es discreta. Sin embargo, las teorías de instantáneas simples rápidamente se topan con problemas porque, por ejemplo, no pueden explicar la resolución temporal relativamente alta del sistema visual en comparación con la percepción consciente lenta. Por esta razón, proponemos un modelo de dos etapas que desacopla el procesamiento de características inconscientes cuasi-continuas de las percepciones conscientes, que ocurren solo en momentos discretos en el tiempo. La percepción consciente representa la salida del procesamiento inconsciente, que tiene una resolución temporal relativamente alta. El procesamiento inconsciente evoluciona con el tiempo, mientras que la percepción consciente es discreta.

La implicación más importante de nuestro modelo es que la duración de una percepción consciente y la resolución temporal del sistema visual son cuestiones independientes. Por tanto, investigar lo primero no nos permite sacar conclusiones sobre lo segundo. Como se mencionó, los experimentos han demostrado que los humanos perciben dos discos como simultáneos cuando se presentan dentro

40 ms entre sí [20]. Este resultado se tomó como evidencia de que la percepción dura al menos 40 ms. Sin embargo, el experimento solo nos dice que la resolución temporal de inconsciente el procesamiento es limitado en este paradigma. No se pueden sacar conclusiones sobre la duración de las percepciones. Asimismo, los tiempos de reacción en muchos experimentos muestran variaciones periódicas y a menudo se tomaron como evidencia de teorías discretas, en las que el procesamiento de la información depende de las oscilaciones cerebrales [16,47]. De manera similar, la ilusión de la rueda de carro parece hablar de tales oscilaciones cerebrales [7]. Nosotros, por el contrario, argumentamos que estos experimentos pueden revelar procesos inconscientes periódicos, pero no pueden vincularse a la percepción consciente. Para investigar la duración mínima de una percepción consciente, necesitamos confiar en medidas indirectas como el paradigma de fusión de características combinado con TMS [29]. Este experimento reveló que la fusión de características no se completa antes de los 400 ms y, en consecuencia, la conciencia no puede ocurrir de antemano. Por lo tanto, proporciona un límite inferior para la duración mínima de las percepciones en este paradigma. Sin embargo, este experimento no proporciona un límite superior y no puede medir directamente la duración de las percepciones. Otros métodos experimentales con alta resolución temporal, como la electroencefalografía (EEG) (p. Ej., [48]) y especialmente la electrofisiología (p. Ej., [49]), han proporcionado información valiosa sobre la dinámica temporal del procesamiento inconsciente al proporcionar marcadores objetivos del procesamiento temporal. . De manera complementaria, el trabajo de imágenes de resonancia magnética funcional (fMRI) se ha utilizado con éxito para identificar las ubicaciones espaciales de las estructuras neuronales involucradas en el procesamiento inconsciente de la información del tiempo (por ejemplo, [50]).

Según el modelo de dos etapas, no experimentamos estímulos y objetos durante su presentación real, sino mucho más tarde, cuando se vuelven conscientes. Por ejemplo, un estímulo de 50 ms no se percibe durante 50 ms durante su presentación, pero su duración percibida es el resultado de un procesamiento inconsciente que asigna una etiqueta de duración cuantitativa a este estímulo [51-54]. Esto es similar a cómo, por ejemplo, se procesan las características de movimiento. No percibimos el movimiento porque seguimos conscientemente un punto punto por punto a lo largo de su trayectoria, sino porque la salida de los detectores de movimiento proporciona valores cuantitativos de dirección y velocidad. Por lo tanto, los paradigmas psicofísicos no pueden revelar lo que realmente experimentamos durante la integración de características, sino que solo pueden revelar la salida del procesamiento percibida conscientemente, es decir, las etiquetas de características (Fig 3). Además, la codificación de características temporales como etiquetas cuantitativas puede explicar el antiguo misterio filosófico sobre cómo podemos experimentar características temporales no estáticas aunque nuestra experiencia consciente se limite al momento [9-13].

Con nuestro modelo, las ilusiones temporales como el movimiento aparente, el fenómeno color-phi, la fusión de características, el efecto de retardo de flash y muchas más se pueden explicar fácilmente. Durante el período de procesamiento inconsciente, el cerebro recopila información para resolver los problemas de visión mal planteados, por ejemplo, utilizando los antecedentes bayesianos [55-59]. La percepción es la mejor explicación de acuerdo con los antecedentes dados la entrada. Por ejemplo, en el fenómeno de color-phi, la constancia del objeto es más plausible que las apariciones y compensaciones abruptas del disco temporal y, por lo tanto, los dos discos se interpretan como un disco en movimiento cuyo color cambia. Los aspectos temporales de un estímulo se equilibran con otros antecedentes, como la constancia del objeto, la agrupación de proximidad, las expectativas contextuales, etc. La información de orden temporal se reduce tanto (al reducir la asincronía de inicio del estímulo y al variar el contraste), que queda anulada por la señal de prominencia, que generalmente favorece los estímulos posteriores (como lo demuestra, por ejemplo, el efecto de actualidad en la memoria [60 ], y el enmascaramiento hacia atrás es más fuerte que el enmascaramiento hacia adelante [27,61]). También contribuyen otros procesos inconscientes, como los cambios espacialmente localizados en la respuesta al impulso temporal de las neuronas visuales tempranas. Por ejemplo, la adaptación a la oscuridad disminuye el umbral de disparo y, por lo tanto, podría prolongar el período de integración, lo que puede explicar por qué la duración percibida puede cambiar en función del contexto en el que se presentan los estímulos [62-64]. En nuestro modelo, las ilusiones perceptivas pierden parte de su misterio porque la percepción está, hasta cierto punto, disociada de la presentación y el procesamiento del estímulo.

Una pregunta importante es cómo "sabe" el cerebro cuando el procesamiento inconsciente está completo y puede volverse consciente. Especulamos que las percepciones ocurren cuando el procesamiento ha convergido a un estado atractor [43, 44]. Una posibilidad es que golpear un estado atractor conduzca a una señal que haga consciente el contenido, de manera similar a, por ejemplo, la transmisión en la teoría del espacio de trabajo global [65]. Otra opción es que los estados atractores sean los estados conscientes. Para arrojar luz sobre estas especulaciones, la investigación futura debe proporcionar más información sobre lo que distingue a los estados conscientes de los inconscientes. Las preguntas relacionadas son el papel de la cognición, la voluntad y la atención en estos procesos. Especulamos que estos pueden sesgar fuertemente el procesamiento inconsciente hacia estados atractores específicos. Por ejemplo, al ver figuras ambiguas, una indirecta verbal o un cambio de atención pueden sesgar a los observadores para que perciban una de las posibles interpretaciones, cada una correspondiente a un estado atractor diferente [66].

Sugerimos que mecanismos similares a los relacionados con el tiempo mínimo de una percepción también operan en escalas de tiempo más largas [67,68]. Por ejemplo, la comprensión completa de una oración a veces requiere esperar hasta la última palabra. Las frases "El ratón se rompió" y "El ratón estaba muerto" difieren radicalmente en su significado, pero esta diferencia sólo está determinada por la última palabra [31]. La comprensión en tiempo real tendría que estar fragmentada, ya que la última palabra debe integrarse con la palabra "mouse", lo que puede llevar mucho tiempo dependiendo de la velocidad de lectura o habla.

Como se mencionó, los estímulos presentados dentro

A menudo se percibe que 40 ms ocurren simultáneamente [20]. En pacientes esquizofrénicos, la ventana de integración es mucho más larga [69]. Curiosamente, los pacientes esquizofrénicos a menudo informan que la corriente de percepción está muy fragmentada. A este respecto, los estudios de pacientes pueden ofrecer importantes conocimientos sobre la estructura del procesamiento temporal.

Nuestras consideraciones van mucho más allá de la investigación de la percepción. También son cruciales para la neurociencia y la visión por computadora, que deben proporcionar respuestas a la pregunta de qué aspectos del procesamiento se vuelven "conscientes" y en qué momento. Nuestro modelo también avanza en la teoría de la codificación neuronal porque permite hacer distinciones entre los estados neuronales correspondientes al procesamiento inconsciente y los estados atractores estables que representan la percepción significativa. Igualmente importante, nuestro modelo desafía las teorías prominentes sobre la filosofía de la mente, que asumen que la conciencia es una corriente continua.


Necesidades e intereses

Tendemos a prestar atención a la información que percibimos para satisfacer nuestras necesidades o intereses de alguna manera. Este tipo de atención selectiva puede ayudarnos a satisfacer necesidades instrumentales y hacer las cosas. Cuando necesite hablar con un oficial de ayuda financiera sobre sus becas y préstamos, se sienta en la sala de espera y escucha que lo llamen por su nombre. Prestar mucha atención a quién se llama significa que puede estar listo para comenzar su reunión y, con suerte, manejar su negocio. Cuando pensamos que ciertos mensajes no satisfacen nuestras necesidades, los estímulos que normalmente llamarían nuestra atención pueden perderse por completo. Imagina que estás en la tienda de comestibles y escuchas a alguien decir tu nombre. Te das la vuelta, solo para escuchar a esa persona decir: “¡Por ​​fin! Dije tu nombre tres veces. ¡Pensé que habías olvidado quién era yo! " Unos segundos antes, cuando estabas concentrado en averiguar qué tipo de jugo de naranja tomar, estabas atendiendo a las distintas opciones de pulpa hasta el punto de desconectar otros estímulos, incluso algo tan familiar como el sonido de alguien que te llama por tu nombre. . Nuevamente, como comunicadores, especialmente en contextos persuasivos, podemos usar esto para nuestro beneficio al dejar en claro cómo nuestro mensaje o propuesta satisface las necesidades de los miembros de nuestra audiencia. Ya sea que un letrero nos ayude a encontrar la gasolinera más cercana, el sonido de un tono de llamada nos ayude a encontrar nuestro teléfono celular perdido, o un altavoz nos dice cómo evitar los alimentos procesados ​​mejorará nuestra salud, seleccionamos y atendemos la información que satisfaga nuestras necesidades.

Si estás absorto en un videojuego interesante, es posible que no notes otras señales de percepción.

También encontramos información destacada que nos interesa. Por supuesto, muchas veces, los estímulos que satisfacen nuestras necesidades también son interesantes, pero vale la pena discutir estos dos elementos por separado porque a veces encontramos cosas interesantes que no necesariamente satisfacen nuestras necesidades. Estoy seguro de que todos hemos sido absorbidos por un programa de televisión, un videojuego o un proyecto aleatorio y hemos prestado atención a eso a expensas de algo que realmente satisface nuestras necesidades, como limpiar o pasar tiempo con una pareja. Prestar atención a las cosas que nos interesan pero que no satisfacen necesidades específicas parece ser la fórmula básica para la procrastinación con la que todos estamos familiarizados.

En muchos casos sabemos lo que nos interesa y automáticamente gravitamos hacia los estímulos que coinciden con eso. Por ejemplo, a medida que filtra las estaciones de radio, es probable que ya tenga una idea de qué tipo de música le interesa y se detendrá en una estación que reproduce algo de ese género mientras se salta las estaciones que reproducen algo que no le interesa. Debido a En esta tendencia, a menudo tenemos que terminar viéndonos forzados o experimentar accidentalmente algo nuevo para crear o descubrir nuevos intereses. Por ejemplo, es posible que no se dé cuenta de que está interesado en la historia de Asia hasta que se le solicite que tome ese curso y tenga un profesor atractivo que despierte ese interés en usted. O puede tropezar accidentalmente con una nueva área de interés cuando toma una clase que no tomaría de otra manera porque se ajusta a su horario. Como comunicadores, pueden aprovechar esta tendencia perceptiva adaptando su tema y contenido a los intereses de su audiencia.


Resumen

La sensación se produce cuando los receptores sensoriales detectan estímulos sensoriales. La percepción implica la organización, interpretación y experiencia consciente de esas sensaciones. Todos los sistemas sensoriales tienen umbrales tanto absolutos como de diferencia, que se refieren a la cantidad mínima de energía de estímulo o la cantidad mínima de diferencia en la energía de estímulo requerida para ser detectada aproximadamente el 50% del tiempo, respectivamente. La teoría de la adaptación sensorial, la atención selectiva y la detección de señales pueden ayudar a explicar qué se percibe y qué no. Además, nuestras percepciones se ven afectadas por una serie de factores, que incluyen creencias, valores, prejuicios, cultura y experiencias de vida.


5.1 Sensación versus percepción

¿Qué significa sentir algo? Los receptores sensoriales son neuronas especializadas que responden a tipos específicos de estímulos. Cuando la información sensorial es detectada por un receptor sensorial, se ha producido una sensación. Por ejemplo, la luz que ingresa al ojo provoca cambios químicos en las células que recubren la parte posterior del ojo. Estas células transmiten mensajes, en forma de potenciales de acción (como aprendió al estudiar biopsicología), al sistema nervioso central. La conversión de energía de estímulo sensorial en potencial de acción se conoce como transducción.

Probablemente hayas sabido desde la escuela primaria que tenemos cinco sentidos: visión, oído (audición), olfato (olfato), gusto (gusto) y tacto (somatosensibilidad). Resulta que esta noción de cinco sentidos está muy simplificada. También tenemos sistemas sensoriales que brindan información sobre el equilibrio (el sentido vestibular), la posición y el movimiento del cuerpo (propiocepción y cinestesia), el dolor (nocicepción) y la temperatura (termocepción).

La sensibilidad de un sistema sensorial dado a los estímulos relevantes se puede expresar como un umbral absoluto. El umbral absoluto se refiere a la cantidad mínima de energía de estímulo que debe estar presente para que el estímulo se detecte el 50% del tiempo. Otra forma de pensar en esto es preguntando qué tan tenue puede ser una luz o qué tan suave puede ser un sonido y aún detectarse la mitad del tiempo. La sensibilidad de nuestros receptores sensoriales puede ser bastante sorprendente. Se ha estimado que en una noche clara, las células sensoriales más sensibles en la parte posterior del ojo pueden detectar la llama de una vela a 30 millas de distancia (Okawa & amp Sampath, 2007). En condiciones tranquilas, las células ciliadas (las células receptoras del oído interno) pueden detectar el tic-tac de un reloj a 20 pies de distancia (Galanter, 1962).

También es posible que recibamos mensajes que se presentan por debajo del umbral de la conciencia consciente; estos se denominan mensajes subliminales. Un estímulo alcanza un umbral fisiológico cuando es lo suficientemente fuerte como para excitar los receptores sensoriales y enviar impulsos nerviosos al cerebro: este es un umbral absoluto. Se dice que un mensaje por debajo de ese umbral es subliminal: lo recibimos, pero no somos conscientes de ello. A lo largo de los años se ha especulado mucho sobre el uso de mensajes subliminales en publicidad, música rock y programas de audio de autoayuda. La evidencia de la investigación muestra que en entornos de laboratorio, las personas pueden procesar y responder a información fuera de la conciencia. Pero esto no significa que obedezcamos estos mensajes como zombis, de hecho, los mensajes ocultos tienen poco efecto en el comportamiento fuera del laboratorio (Kunst-Wilson & amp Zajonc, 1980 Rensink, 2004 Nelson, 2008 Radel, Sarrazin, Legrain, & amp Gobancé, 2009 Loersch , Durso y Petty, 2013).

Los umbrales absolutos se miden generalmente en condiciones increíblemente controladas en situaciones que son óptimas para la sensibilidad. A veces, nos interesa más cuánta diferencia de estímulos se requiere para detectar una diferencia entre ellos. Esto se conoce como diferencia apenas perceptible (jnd) o umbral de diferencia. A diferencia del umbral absoluto, el umbral de diferencia cambia según la intensidad del estímulo. Como ejemplo, imagínese en una sala de cine muy oscura. Si un miembro de la audiencia recibiera un mensaje de texto que provocara que la pantalla del teléfono celular se iluminara, es probable que muchas personas noten el cambio en la iluminación del teatro. Sin embargo, si sucediera lo mismo en una arena brillantemente iluminada durante un partido de baloncesto, muy pocas personas se darían cuenta. El brillo del teléfono celular no cambia, pero su capacidad para ser detectado como un cambio en la iluminación varía dramáticamente entre los dos contextos. Ernst Weber propuso esta teoría del cambio en el umbral de diferencia en la década de 1830, y se la conoce como ley de Weber: el umbral de diferencia es una fracción constante del estímulo original, como ilustra el ejemplo.

Percepción

Si bien nuestros receptores sensoriales recopilan constantemente información del entorno, en última instancia, es la forma en que interpretamos esa información lo que afecta la forma en que interactuamos con el mundo. La percepción se refiere a la forma en que se organiza, interpreta y experimenta conscientemente la información sensorial. La percepción implica un procesamiento ascendente y descendente. El procesamiento ascendente se refiere a la información sensorial de un estímulo en el entorno que impulsa un proceso, y el procesamiento descendente se refiere al conocimiento y la expectativa que impulsan un proceso, como se muestra en la Figura 5.2 (Egeth & amp Yantis, 1997 Fine & amp Minnery, 2009 Yantis & amp Egeth, 1999).

Imagínese que usted y algunos amigos están sentados en un restaurante lleno de gente almorzando y hablando. Es muy ruidoso, y te estás concentrando en el rostro de tu amiga para escuchar lo que está diciendo, luego suena el sonido de vidrios rotos y el golpe de cacerolas de metal golpeando el piso. El servidor dejó caer una gran bandeja de comida. Aunque estaba atendiendo su comida y conversación, ese sonido de choque probablemente atravesaría sus filtros de atención y captaría su atención. No tendrías más remedio que notarlo.Esa captura de atención sería causada por el sonido del entorno: sería de abajo hacia arriba.

Alternativamente, los procesos de arriba hacia abajo son generalmente dirigidos a objetivos, lentos, deliberados, esforzados y bajo su control (Fine & amp Minnery, 2009 Miller & amp Cohen, 2001 Miller & amp D'Esposito, 2005). Por ejemplo, si extravía sus llaves, ¿cómo las buscaría? Si tuviera un llavero amarillo, probablemente buscaría un color amarillento de cierto tamaño en lugares específicos, como el mostrador, la mesa de café y otros lugares similares. No buscaría amarillez en su ventilador de techo, porque sabe que las teclas normalmente no están encima de un ventilador de techo. Ese acto de buscar un cierto tamaño de color amarillo en algunos lugares y no en otros sería de arriba hacia abajo, bajo su control y basado en su experiencia.

Una forma de pensar en este concepto es que la sensación es un proceso físico, mientras que la percepción es psicológica. Por ejemplo, al entrar a la cocina y oler el aroma de los rollos de canela horneados, el sensación son los receptores olfativos que detectan el olor a canela, pero el percepción puede ser "Mmm, esto huele como el pan que la abuela solía hornear cuando la familia se reunía para las vacaciones".

Aunque nuestras percepciones se construyen a partir de sensaciones, no todas las sensaciones resultan en percepción. De hecho, a menudo no percibimos los estímulos que permanecen relativamente constantes durante períodos prolongados de tiempo. Esto se conoce como adaptación sensorial. Imagínese ir a una ciudad que nunca ha visitado. Te registras en el hotel, pero cuando llegas a tu habitación, hay un letrero de construcción en la carretera con una luz brillante intermitente afuera de tu ventana. Desafortunadamente, no hay otras habitaciones disponibles, por lo que está atascado con una luz intermitente. Decide ver la televisión para relajarse. La luz intermitente era extremadamente molesta cuando ingresó por primera vez a su habitación. Era como si alguien estuviera encendiendo y apagando continuamente un foco amarillo brillante en su habitación, pero después de ver la televisión por un rato, ya no nota que la luz parpadea. La luz sigue parpadeando y llenando su habitación con luz amarilla cada pocos segundos, y los fotorreceptores en sus ojos aún sienten la luz, pero ya no percibe los cambios rápidos en las condiciones de iluminación. El hecho de que ya no perciba la luz intermitente demuestra una adaptación sensorial y muestra que, aunque están estrechamente asociadas, la sensación y la percepción son diferentes.

Hay otro factor que afecta la sensación y la percepción: la atención. La atención juega un papel importante en la determinación de lo que se siente frente a lo que se percibe. Imagina que estás en una fiesta llena de música, charlas y risas. Te involucras en una conversación interesante con un amigo y te desconectas de todo el ruido de fondo. Si alguien te interrumpe para preguntar qué canción acaba de terminar de sonar, probablemente no puedas responder esa pregunta.

Enlace al aprendizaje

Vea usted mismo cómo funciona la ceguera por falta de atención revisando esta prueba de atención selectiva de Simons y Chabris (1999).

Una de las demostraciones más interesantes de cuán importante es la atención para determinar nuestra percepción del medio ambiente ocurrió en un famoso estudio realizado por Daniel Simons y Christopher Chabris (1999). En este estudio, los participantes vieron un video de personas vestidas con pelotas de baloncesto en blanco y negro que pasaban. Se pidió a los participantes que contaran el número de veces que el equipo vestido de blanco pasó el balón. Durante el video, una persona vestida con un disfraz de gorila negro camina entre los dos equipos. Pensarías que alguien notaría al gorila, ¿verdad? Casi la mitad de las personas que vieron el video no notaron al gorila en absoluto, a pesar de que fue claramente visible durante nueve segundos. Debido a que los participantes estaban tan concentrados en la cantidad de veces que el equipo vestido de blanco pasaba el balón, se desconectaron por completo de otra información visual. La ceguera por falta de atención es la incapacidad de notar algo que es completamente visible porque la persona estaba atendiendo activamente a otra cosa y no prestó atención a otras cosas (Mack & amp Rock, 1998 Simons & amp Chabris, 1999).

En un experimento similar, los investigadores probaron la ceguera por falta de atención pidiendo a los participantes que observaran imágenes que se movían a través de la pantalla de una computadora. Se les indicó que se centraran en objetos blancos o negros, sin tener en cuenta el otro color. Cuando una cruz roja pasó por la pantalla, alrededor de un tercio de los sujetos no la notaron (Figura 5.3) (Most, Simons, Scholl, & amp Chabris, 2000).

La motivación también puede afectar la percepción. ¿Alguna vez ha estado esperando una llamada telefónica realmente importante y, mientras se ducha, cree que escucha el teléfono sonar, solo para descubrir que no es así? Si es así, entonces ha experimentado cómo la motivación para detectar un estímulo significativo puede cambiar nuestra capacidad para discriminar entre un verdadero estímulo sensorial y el ruido de fondo. La capacidad de identificar un estímulo cuando está incrustado en un fondo que distrae se denomina teoría de detección de señales. Esto también podría explicar por qué una madre se despierta con un murmullo silencioso de su bebé, pero no con otros sonidos que se producen mientras duerme. La teoría de la detección de señales tiene aplicaciones prácticas, como aumentar la precisión del controlador de tráfico aéreo. Los controladores deben poder detectar aviones entre muchas señales (señales) que aparecen en la pantalla del radar y seguir esos aviones a medida que se mueven por el cielo. De hecho, el trabajo original del investigador que desarrolló la teoría de la detección de señales se centró en mejorar la sensibilidad de los controladores de tráfico aéreo a los pitidos de los aviones (Swets, 1964).

Nuestras percepciones también pueden verse afectadas por nuestras creencias, valores, prejuicios, expectativas y experiencias de vida. Como verá más adelante en este capítulo, las personas que se ven privadas de la experiencia de la visión binocular durante períodos críticos de desarrollo tienen problemas para percibir la profundidad (Fawcett, Wang y Birch, 2005). Las experiencias compartidas de personas dentro de un contexto cultural dado pueden tener efectos pronunciados sobre la percepción. Por ejemplo, Marshall Segall, Donald Campbell y Melville Herskovits (1963) publicaron los resultados de un estudio multinacional en el que demostraron que los individuos de culturas occidentales eran más propensos a experimentar ciertos tipos de ilusiones visuales que los individuos de culturas no occidentales, y viceversa. Una de esas ilusiones que era más probable que experimentaran los occidentales era la de Müller-Lyer (Figura 5.4): las líneas parecen tener diferentes longitudes, pero en realidad tienen la misma longitud.

Estas diferencias de percepción eran consistentes con las diferencias en los tipos de características ambientales que experimentan las personas de forma regular en un contexto cultural determinado. Las personas en las culturas occidentales, por ejemplo, tienen un contexto perceptual de edificios con líneas rectas, lo que el estudio de Segall llamó un mundo de carpintería (Segall et al., 1966). Por el contrario, las personas de ciertas culturas no occidentales con una visión sin alfombras, como los zulúes de Sudáfrica, cuyas aldeas están formadas por chozas redondas dispuestas en círculos, son menos susceptibles a esta ilusión (Segall et al., 1999). No es solo la visión la que se ve afectada por factores culturales. De hecho, la investigación ha demostrado que la capacidad para identificar un olor y calificar su agrado y su intensidad varía entre culturas (Ayabe-Kanamura, Saito, Distel, Martínez-Gómez y Hudson, 1998).

Los niños descritos como buscadores de emociones son más propensos a mostrar preferencias gustativas por sabores ácidos intensos (Liem, Westerbeek, Wolterink, Kok y amp de Graaf, 2004), lo que sugiere que los aspectos básicos de la personalidad pueden afectar la percepción. Además, es más probable que las personas que tienen actitudes positivas hacia los alimentos reducidos en grasa califiquen los alimentos etiquetados como reducidos en grasa como de mejor sabor que las personas que tienen actitudes menos positivas acerca de estos productos (Aaron, Mela y Evans, 1994).


Capítulo 19 - Percepción subliminal o "¿Podemos percibir y ser influenciados por estímulos que no nos alcanzan en un nivel consciente?"

El procesamiento de la información humana tiene un cuello de botella esencial. Más de 10 millones de bits / s llegan a nuestros órganos sensoriales, pero solo una porción muy limitada de unos 50 bits está recibiendo toda la atención, lo que significa que solo esta parte se percibe con atención y luego se puede informar. Sin embargo, la parte restante no solo se pierde, se pasa por alto o se ignora. Aunque mucha información no se percibe en el nivel consciente, los mensajes pueden inducir algún efecto en nuestro sistema de procesamiento de información y luego estar disponibles en el nivel inconsciente.

En este capítulo, queremos desafiar el prejuicio de que la percepción subliminal no funciona o no puede funcionar como ha descubierto un grupo de investigadores. Sin embargo, otro grupo informó que este tipo de información puede influir en nuestro comportamiento, decisiones y acciones inmediatas.

Comenzamos con una introducción al procesamiento de información humana, luego definimos una terminología e introducimos una taxonomía teórica de los estados de procesamiento mental. A continuación, revisaremos y discutiremos el potencial de los enfoques subliminales para diferentes canales sensoriales. La última parte del capítulo es una recapitulación de los hallazgos de nuestros propios estudios sobre el cambio de comportamiento desencadenado subliminalmente, que se muestran en el dominio de aplicación de las interfaces de usuario de automóviles y tienen como objetivo mitigar los errores de conducción causados ​​por la sobrecarga cognitiva. Nuestros resultados, aunque no proporcionan evidencia general de la efectividad de los enfoques subliminales, sugieren que los enfoques subliminales pueden ser aplicables en situaciones del mundo real bajo ciertas circunstancias.


Preguntas de revisión

________ se refiere a la cantidad mínima de energía de estímulo requerida para ser detectada el 50% del tiempo.

  1. umbral absoluto
  2. umbral de diferencia
  3. solo una diferencia perceptible
  4. transducción

La disminución de la sensibilidad a un estímulo invariable se conoce como ________.

  1. transducción
  2. umbral de diferencia
  3. adaptación sensorial
  4. ceguera por falta de atención

________ implica la conversión de la energía del estímulo sensorial en impulsos neuronales.

  1. adaptación sensorial
  2. ceguera por falta de atención
  3. umbral de diferencia
  4. transducción

________ ocurre cuando la información sensorial se organiza, interpreta y experimenta conscientemente.


PERCEPCIÓN

Si bien nuestros receptores sensoriales recopilan constantemente información del entorno, en última instancia, es la forma en que interpretamos esa información lo que afecta la forma en que interactuamos con el mundo. La percepción se refiere a la forma en que se organiza, interpreta y experimenta conscientemente la información sensorial. La percepción implica un procesamiento ascendente y descendente. El procesamiento de abajo hacia arriba se refiere al hecho de que las percepciones se construyen a partir de información sensorial. Por otro lado, la forma en que interpretamos esas sensaciones está influenciada por nuestro conocimiento disponible, nuestras experiencias y nuestros pensamientos. A esto se le llama procesamiento de arriba hacia abajo.

Una forma de pensar en este concepto es que la sensación es un proceso físico, mientras que la percepción es psicológica. Por ejemplo, al entrar a la cocina y oler el aroma de los rollos de canela horneados, el sensación son los receptores olfativos que detectan el olor a canela, pero el percepción puede ser "Mmm, esto huele como el pan que la abuela solía hornear cuando la familia se reunía para las vacaciones".

Aunque nuestras percepciones se construyen a partir de sensaciones, no todas las sensaciones resultan en percepción. De hecho, a menudo no percibimos los estímulos que permanecen relativamente constantes durante períodos prolongados de tiempo. Esto se conoce como adaptación sensorial. Imagínese entrar en un salón de clases con un reloj analógico antiguo. Al entrar por primera vez a la sala, puede escuchar el tic-tac del reloj mientras comienza a entablar una conversación con sus compañeros de clase o escucha a su profesor saludar a la clase, ya no es consciente del tic-tac. El reloj sigue avanzando y esa información sigue afectando a los receptores sensoriales del sistema auditivo. El hecho de que ya no perciba el sonido demuestra una adaptación sensorial y muestra que, aunque están estrechamente asociadas, la sensación y la percepción son diferentes.

Hay otro factor que afecta la sensación y la percepción: la atención. La atención juega un papel importante en la determinación de lo que se siente frente a lo que se percibe. Imagina que estás en una fiesta llena de música, charlas y risas. Te involucras en una conversación interesante con un amigo y te desconectas de todo el ruido de fondo. Si alguien te interrumpe para preguntar qué canción acaba de terminar de sonar, probablemente no puedas responder esa pregunta.

Actividad

Vea usted mismo cómo funciona la ceguera por falta de atención revisando esta prueba de atención selectiva de Simons y Chabris (1999):

Una de las demostraciones más interesantes de cuán importante es la atención para determinar nuestra percepción del medio ambiente ocurrió en un famoso estudio realizado por Daniel Simons y Christopher Chabris (1999). En este estudio, los participantes vieron un video de personas vestidas con pelotas de baloncesto en blanco y negro que pasaban. Se pidió a los participantes que contaran el número de veces que el equipo de blanco pasó el balón. Durante el video, una persona vestida con un disfraz de gorila negro camina entre los dos equipos. Pensarías que alguien notaría al gorila, ¿verdad? Casi la mitad de las personas que vieron el video no notaron al gorila en absoluto, a pesar de que fue claramente visible durante nueve segundos. Debido a que los participantes estaban tan concentrados en la cantidad de veces que el equipo blanco pasaba la pelota, se desconectaron por completo de otra información visual. No notar algo que es completamente visible debido a la falta de atención se llama ceguera por falta de atención.

En un experimento similar, los investigadores probaron la ceguera por falta de atención pidiendo a los participantes que observaran imágenes que se movían a través de la pantalla de una computadora. Se les indicó que se centraran en objetos blancos o negros, sin tener en cuenta el otro color. Cuando una cruz roja pasó a través de la pantalla, alrededor de un tercio de los sujetos no la notaron (Most, Simons, Scholl & amp Chabris, 2000).

Casi un tercio de los participantes en un estudio no notaron que una cruz roja pasaba por la pantalla porque su atención estaba centrada en las figuras blancas o negras. (crédito: Cory Zanker)

La motivación también puede afectar la percepción. ¿Alguna vez ha estado esperando una llamada telefónica realmente importante y, mientras se ducha, cree que escucha el teléfono sonar, solo para descubrir que no es así? Si es así, entonces ha experimentado cómo la motivación para detectar un estímulo significativo puede cambiar nuestra capacidad para discriminar entre un verdadero estímulo sensorial y el ruido de fondo. La capacidad de identificar un estímulo cuando está incrustado en un fondo que distrae se denomina teoría de detección de señales. Esto también podría explicar por qué una madre se despierta con un murmullo silencioso de su bebé, pero no con otros sonidos que se producen mientras duerme. La teoría de la detección de señales tiene aplicaciones prácticas, como aumentar la precisión del controlador de tráfico aéreo. Los controladores deben poder detectar aviones entre muchas señales (señales) que aparecen en la pantalla del radar y seguir esos aviones a medida que se mueven por el cielo. De hecho, el trabajo original del investigador que desarrolló la teoría de detección de señales se centró en mejorar la sensibilidad de los controladores de tráfico aéreo a los pitidos de los aviones (Swets, 1964).

Nuestras percepciones también pueden verse afectadas por nuestras creencias, valores, prejuicios, expectativas y experiencias de vida. Como verá más adelante en este capítulo, las personas que se ven privadas de la experiencia de la visión binocular durante períodos críticos de desarrollo tienen problemas para percibir la profundidad (Fawcett, Wang y Birch, 2005). Las experiencias compartidas de personas dentro de un contexto cultural dado pueden tener efectos pronunciados sobre la percepción. Por ejemplo, Marshall Segall, Donald Campbell y Melville Herskovits (1963) publicaron los resultados de un estudio multinacional en el que demostraron que los individuos de culturas occidentales eran más propensos a experimentar ciertos tipos de ilusiones visuales que los individuos de culturas no occidentales, y viceversa. Una de esas ilusiones que los occidentales tenían más probabilidades de experimentar era la ilusión de Müller-Lyer: las líneas parecen tener diferentes longitudes, pero en realidad tienen la misma longitud.

En la ilusión de Müller-Lyer, las líneas parecen tener diferentes longitudes aunque son idénticas. (a) Las flechas al final de las líneas pueden hacer que la línea de la derecha parezca más larga, aunque las líneas tienen la misma longitud. (b) Cuando se aplica a una imagen tridimensional, la línea de la derecha puede volver a aparecer más larga, aunque ambas líneas negras tienen la misma longitud.

Estas diferencias de percepción eran consistentes con las diferencias en los tipos de características ambientales que experimentan las personas de forma regular en un contexto cultural determinado. Las personas en las culturas occidentales, por ejemplo, tienen un contexto perceptivo de edificios con líneas rectas, lo que el estudio de Segall llamó un mundo de carpintería (Segall et al., 1966). Por el contrario, las personas de ciertas culturas no occidentales con una visión sin alfombras, como los zulúes de Sudáfrica, cuyas aldeas están formadas por chozas redondas dispuestas en círculos, son menos susceptibles a esta ilusión (Segall et al., 1999). No es solo la visión la que se ve afectada por factores culturales. De hecho, la investigación ha demostrado que la capacidad de identificar un olor y calificar su agrado e intensidad varía entre culturas (Ayabe-Kanamura, Saito, Distel, Martínez-Gómez y Hudson, 1998).

Los niños descritos como buscadores de emociones son más propensos a mostrar preferencias gustativas por sabores ácidos intensos (Liem, Westerbeek, Wolterink, Kok y amp de Graaf, 2004), lo que sugiere que los aspectos básicos de la personalidad pueden afectar la percepción. Además, es más probable que las personas que tienen actitudes positivas hacia los alimentos reducidos en grasa califiquen los alimentos etiquetados como reducidos en grasa como de mejor sabor que las personas que tienen actitudes menos positivas sobre estos productos (Aaron, Mela y Evans, 1994).

Ver un video

Mire este video en el que Beau Lotto usa ilusiones ópticas para demostrar cómo la evolución tiñe su percepción de lo que realmente existe:


Monitoreo, metacognición y función ejecutiva

Kristen E. Lyons, Philip David Zelazo, en Advances in Child Development and Behavior, 2011

1 Monitoreo metacognitivo

Por lo general, la investigación metacognitiva implica recopilar informes introspectivos de personas, por ejemplo, pedir a las personas que informen qué tan seguros están de la precisión de su respuesta en un ensayo en particular o qué tan bien han aprendido los elementos de una lista de palabras. La percepción metacognitiva se evalúa examinando el grado en que los juicios introspectivos de los participantes se corresponden con su desempeño en la tarea (es decir, la precisión de la respuesta o el tiempo de reacción).

El monitoreo metacognitivo puede tomar muchas formas dependiendo de la tarea en cuestión y del progreso de los individuos en una tarea (Lyons & amp Ghetti, 2010). Por ejemplo, un estudiante que está estudiando para un examen podría evaluar qué tan bien ha dominado diferentes aspectos del material del examen (es decir, un juicio de aprendizaje Metcalfe, 2009, por ejemplo, "¿Qué tan bien he aprendido este material?") Para decidir cómo asignarle el tiempo restante de estudio. Alternativamente, una persona puede experimentar un fenómeno de punta de la lengua cuando intenta recordar el nombre de un restaurante para recomendar a un amigo (es decir, un sentimiento de saber que uno posee un conocimiento dado aunque no es inmediatamente recuperable Hart, 1965, por ejemplo, "Sé que conozco esta información, pero no puedo traerla a la mente"). O, a un testigo de un crimen se le puede preguntar qué tan segura está de que la persona en juicio era el perpetrador que vio cometer un robo (es decir, un juicio de confianza Ghetti, Lyons, Lazzarin y Cornoldi, 2008, por ejemplo, "¿Qué tan seguro estoy de que mi memoria es correcta?").

Existe cierto debate sobre la fuente de los juicios metacognitivos, es decir, si se logran a través del acceso directo a los contenidos reales de la actividad mental (por ejemplo, si los juicios de confianza sobre el aprendizaje o la precisión de la respuesta provienen de evaluaciones reflexivas del conocimiento de uno y # x27s) o si los juicios metacognitivos los juicios corresponden a inferencias basadas en claves heurísticas relativas a las cualidades de la experiencia cognitiva (Koriat, 2000 Scott & amp Dienes, 2010). Un creciente cuerpo de investigación apoya este último punto de vista. Por ejemplo, existe evidencia de que los juicios sobre el aprendizaje se basan en la fluidez con la que se procesa el material que se está aprendiendo (Benjamin, Bjork, & amp Schwartz, 1998 Koriat & amp Ma & # x27ayan, 2005 Koriat, Ma & # x27ayan, & amp Nussinson, 2006 Matvey, Dunlosky y Guttentag, 2001). De hecho, los juicios de sentimiento de conocimiento de los adultos parecen estar impulsados ​​por la familiaridad de la pregunta que se hace, más que por la cantidad de información que realmente se recupera (por ejemplo, Schwartz, 2002).

La investigación del desarrollo indica que, al igual que los adultos, los niños basan sus juicios metacognitivos en señales heurísticas (p. Ej., Latencia para recuperar una respuesta), aunque la magnitud de su dependencia de dichas señales puede aumentar con la edad (Koriat & amp Ackerman, 2010, ver también Lockl & amp. Schneider, 2002). Por lo tanto, los juicios metacognitivos pueden caracterizarse como "sentimientos intuitivos" (Price & amp Norman, 2008) que surgen de características subjetivas de la experiencia de toma de decisiones. Siguiendo a William James, algunos investigadores han especulado que si bien estas experiencias metacognitivas fugaces son claramente accesibles de forma consciente, representan una conciencia marginal, ya que el individuo es implícitamente consciente de lo que sabe, lo que da lugar a los sentimientos subjetivos, de los que es consciente. Sin embargo, el individuo no es consciente del conocimiento que genera estos sentimientos (Norman, Price y Duf, 2010). Desde esta perspectiva, los juicios metacognitivos pueden en realidad reflejar el conocimiento del contenido incluso si se llega a los juicios indirectamente. De acuerdo con esta propuesta, los estudios experimentales que utilizan paradigmas de aprendizaje implícito sugieren que las diferencias en las experiencias marginales, como las corazonadas sobre la respuesta correcta, no surgen simplemente de las diferencias en las señales heurísticas (por ejemplo, la familiaridad). Más bien, parecen estar influenciados por el conocimiento del contenido de las personas, aunque las personas no pueden reflexionar conscientemente sobre este contenido (por ejemplo, Dienes, Altmann, Kwan y Goode, 1995). Además, las experiencias que surgen en la conciencia marginal pueden llevar a esfuerzos por parte del individuo para traer la fuente de estos sentimientos a una conciencia plena, lo que resulta en una forma de autorreflexión más analítica, en lugar de intuitiva (Norman et al., 2010). . Por lo tanto, mientras que el debate sobre la fuente de los juicios metacognitivos se enmarca típicamente en términos de una pregunta o la otra, el monitoreo del desempeño cognitivo en curso probablemente surja de evaluaciones en múltiples niveles de acceso consciente, similar a EF y monitoreo de errores.

La investigación de neuroimagen con adultos ha comenzado a investigar los sustratos neuronales de la interocepción, o la conciencia subjetiva de los individuos de sus estados fisiológicos, cognitivos o emocionales (por ejemplo, Craig, 2002 Khalsa, Rudrauf, Feinstein y Tranel, 2009). Este trabajo ha implicado a la ínsula y al ACC como estructuras críticas que apoyan la conciencia de estos estados. Las diferencias individuales en el tamaño del ACC se correlacionan con la precisión introspectiva (Fleming, Weil, Nagy, Dolan y amp Rees, 2010), y la actividad del ACC y la ínsula se correlacionan con la fuerza de los juicios de sentimiento de conocimiento (Craig, 2009) . Por tanto, al igual que la monitorización de errores, la interocepción parece estar respaldada por estructuras en la PFC medial, incluida la ACC.

¿Qué mecanismos neuronales podrían subyacer a la interocepción y la monitorización metacognitiva de forma más general? El modelado computacional sugiere que al evaluar la coherencia de una señal neuronal en respuesta a una consulta, como una pregunta sobre si un elemento de una prueba de memoria es antiguo o nuevo, los sistemas neuronales pueden "saber cuándo saben" (Pasquali et al., 2010). Uno puede ver fácilmente cómo tal mecanismo puede ser la base de los hallazgos de que la fluidez y la familiaridad están asociadas con altos grados de confianza, sentimientos de conocimiento y juicios de aprendizaje.

Alternativamente, Craig (2002, 2009) ha argumentado que al integrar señales neuronales de todas las entradas que el cuerpo recibe en un momento dado, incluidas las sensaciones fisiológicas (p. Ej., Hambre, saciedad, dolor), experiencias emocionales (p. Ej., Preocupación empática) , experiencias motoras y propioceptivas (p. ej., movimiento corporal), sensaciones motivacionales (p. ej., señales de recompensa), así como información ambiental (p. ej., señales relativas al riesgo social o físico), la ínsula genera una "meta-representación de la momento '”(Craig, 2009, p. 67), dando lugar a un sentido personal de agencia y un sentido subjetivo de conocerse a uno mismo.

La investigación del desarrollo indica que el monitoreo metacognitivo sigue un curso de tiempo de desarrollo prolongado (ver Schneider & amp Lockl, 2002 para una revisión). La capacidad de monitorear las operaciones cognitivas de uno y # x27s parece surgir durante los años preescolares (Lyons & amp Ghetti, 2010). Entre las edades de 3 y 5 años, los niños comienzan a ser capaces de emitir juicios de sentimiento de conocimiento que predicen su desempeño posterior de la memoria (Cultice, Somerville, & amp Wellman, 1983) y a mostrar conciencia de las fallas de comprensión (p. Ej., Comprensión). monitoreo, por ejemplo, Revelle, Wellman y Karabenick, 1985). Durante este período, los niños también comienzan a ser capaces de proporcionar informes verbales burdos de su actividad mental. Por ejemplo, los niños en edad preescolar de hasta 4 años se refieren a las imágenes mentales cuando describen cómo toman sus decisiones en una tarea de rotación mental (Estes, 1998). Sin embargo, no es hasta los años de la escuela primaria que los niños se vuelven expertos en describir el contenido de sus pensamientos en el flujo de la conciencia (Flavell et al., 1995, 2000).

Durante la niñez y la adolescencia temprana, la precisión de los juicios metacognitivos mejora sustancialmente (por ejemplo, Roebers, 2002 Schneider & amp Lockl, 2008), y los informes metacognitivos de los niños y # x27 se vuelven cada vez más concordantes con su desempeño real. Esta mejora en el desarrollo probablemente sea el resultado de una serie de factores, incluidas las reducciones relacionadas con la edad en la influencia de las ilusiones en los informes metacognitivos (Schneider, 1998) y los aumentos relacionados con la edad en el conocimiento del contenido de los niños que proporcionan una base más precisa para evaluar el calidad de su interpretación (Kruger & amp Dunning, 1999). Es probable que la precisión de los juicios metacognitivos también mejore como resultado de las mejoras relacionadas con la edad en la capacidad de los individuos para distanciarse psicológicamente de su actividad mental en curso, brindándoles una perspectiva más amplia de su actividad cognitiva y sus probables resultados (Zelazo, 2004 Zelazo et al. al., 2007).


Discusión

Experimentamos el mundo como un flujo continuo de percepciones que cambian suavemente. Sin embargo, la evidencia psicofísica pasada y reciente sugiere que la percepción es discreta. Sin embargo, las teorías de instantáneas simples rápidamente se topan con problemas porque, por ejemplo, no pueden explicar la resolución temporal relativamente alta del sistema visual en comparación con la percepción consciente lenta. Por esta razón, proponemos un modelo de dos etapas que desacopla el procesamiento de características inconscientes cuasi-continuas de las percepciones conscientes, que ocurren solo en momentos discretos en el tiempo. La percepción consciente representa la salida del procesamiento inconsciente, que tiene una resolución temporal relativamente alta. El procesamiento inconsciente evoluciona con el tiempo, mientras que la percepción consciente es discreta.

La implicación más importante de nuestro modelo es que la duración de una percepción consciente y la resolución temporal del sistema visual son cuestiones independientes. Por tanto, investigar lo primero no nos permite sacar conclusiones sobre lo segundo. Como se mencionó, los experimentos han demostrado que los humanos perciben dos discos como simultáneos cuando se presentan dentro

40 ms entre sí [20]. Este resultado se tomó como evidencia de que la percepción dura al menos 40 ms. Sin embargo, el experimento solo nos dice que la resolución temporal de inconsciente el procesamiento es limitado en este paradigma. No se pueden sacar conclusiones sobre la duración de las percepciones. Asimismo, los tiempos de reacción en muchos experimentos muestran variaciones periódicas y a menudo se tomaron como evidencia de teorías discretas, en las que el procesamiento de la información depende de las oscilaciones cerebrales [16,47]. De manera similar, la ilusión de la rueda de carro parece hablar de tales oscilaciones cerebrales [7]. Nosotros, por el contrario, argumentamos que estos experimentos pueden revelar procesos inconscientes periódicos, pero no pueden vincularse a la percepción consciente. Para investigar la duración mínima de una percepción consciente, necesitamos confiar en medidas indirectas como el paradigma de fusión de características combinado con TMS [29]. Este experimento reveló que la fusión de características no se completa antes de los 400 ms y, en consecuencia, la conciencia no puede ocurrir de antemano. Por lo tanto, proporciona un límite inferior para la duración mínima de las percepciones en este paradigma. Sin embargo, este experimento no proporciona un límite superior y no puede medir directamente la duración de las percepciones. Otros métodos experimentales con alta resolución temporal, como la electroencefalografía (EEG) (p. Ej., [48]) y especialmente la electrofisiología (p. Ej., [49]), han proporcionado información valiosa sobre la dinámica temporal del procesamiento inconsciente al proporcionar marcadores objetivos del procesamiento temporal. . De manera complementaria, el trabajo de imágenes de resonancia magnética funcional (fMRI) se ha utilizado con éxito para identificar las ubicaciones espaciales de las estructuras neuronales involucradas en el procesamiento inconsciente de la información del tiempo (por ejemplo, [50]).

Según el modelo de dos etapas, no experimentamos estímulos y objetos durante su presentación real, sino mucho más tarde, cuando se vuelven conscientes. Por ejemplo, un estímulo de 50 ms no se percibe durante 50 ms durante su presentación, pero su duración percibida es el resultado de un procesamiento inconsciente que asigna una etiqueta de duración cuantitativa a este estímulo [51-54]. Esto es similar a cómo, por ejemplo, se procesan las características de movimiento. No percibimos el movimiento porque seguimos conscientemente un punto punto por punto a lo largo de su trayectoria, sino porque la salida de los detectores de movimiento proporciona valores cuantitativos de dirección y velocidad. Por lo tanto, los paradigmas psicofísicos no pueden revelar lo que realmente experimentamos durante la integración de características, sino que solo pueden revelar la salida del procesamiento percibida conscientemente, es decir, las etiquetas de características (Fig 3). Además, la codificación de características temporales como etiquetas cuantitativas puede explicar el antiguo misterio filosófico sobre cómo podemos experimentar características temporales no estáticas aunque nuestra experiencia consciente se limite al momento [9-13].

Con nuestro modelo, las ilusiones temporales como el movimiento aparente, el fenómeno color-phi, la fusión de características, el efecto de retardo de flash y muchas más se pueden explicar fácilmente. Durante el período de procesamiento inconsciente, el cerebro recopila información para resolver los problemas de visión mal planteados, por ejemplo, utilizando los antecedentes bayesianos [55-59]. La percepción es la mejor explicación de acuerdo con los antecedentes dados la entrada. Por ejemplo, en el fenómeno de color-phi, la constancia del objeto es más plausible que las apariciones y compensaciones abruptas del disco temporal y, por lo tanto, los dos discos se interpretan como un disco en movimiento cuyo color cambia. Los aspectos temporales de un estímulo se equilibran con otros antecedentes, como la constancia del objeto, la agrupación de proximidad, las expectativas contextuales, etc. La información de orden temporal se reduce tanto (al reducir la asincronía de inicio del estímulo y al variar el contraste), que queda anulada por la señal de prominencia, que generalmente favorece los estímulos posteriores (como lo demuestra, por ejemplo, el efecto de actualidad en la memoria [60 ], y el enmascaramiento hacia atrás es más fuerte que el enmascaramiento hacia adelante [27,61]). También contribuyen otros procesos inconscientes, como los cambios espacialmente localizados en la respuesta al impulso temporal de las neuronas visuales tempranas. Por ejemplo, la adaptación a la oscuridad disminuye el umbral de disparo y, por lo tanto, podría prolongar el período de integración, lo que puede explicar por qué la duración percibida puede cambiar en función del contexto en el que se presentan los estímulos [62-64]. En nuestro modelo, las ilusiones perceptivas pierden parte de su misterio porque la percepción está, hasta cierto punto, disociada de la presentación y el procesamiento del estímulo.

Una pregunta importante es cómo "sabe" el cerebro cuando el procesamiento inconsciente está completo y puede volverse consciente. Especulamos que las percepciones ocurren cuando el procesamiento ha convergido a un estado atractor [43, 44]. Una posibilidad es que golpear un estado atractor conduzca a una señal que haga consciente el contenido, de manera similar a, por ejemplo, la transmisión en la teoría del espacio de trabajo global [65]. Otra opción es que los estados atractores sean los estados conscientes. Para arrojar luz sobre estas especulaciones, la investigación futura debe proporcionar más información sobre lo que distingue a los estados conscientes de los inconscientes. Las preguntas relacionadas son el papel de la cognición, la voluntad y la atención en estos procesos. Especulamos que estos pueden sesgar fuertemente el procesamiento inconsciente hacia estados atractores específicos. Por ejemplo, al ver figuras ambiguas, una indirecta verbal o un cambio de atención pueden sesgar a los observadores para que perciban una de las posibles interpretaciones, cada una correspondiente a un estado atractor diferente [66].

Sugerimos que mecanismos similares a los relacionados con el tiempo mínimo de una percepción también operan en escalas de tiempo más largas [67,68]. Por ejemplo, la comprensión completa de una oración a veces requiere esperar hasta la última palabra. Las frases "El ratón se rompió" y "El ratón estaba muerto" difieren radicalmente en su significado, pero esta diferencia sólo está determinada por la última palabra [31]. La comprensión en tiempo real tendría que estar fragmentada, ya que la última palabra debe integrarse con la palabra "mouse", lo que puede llevar mucho tiempo dependiendo de la velocidad de lectura o habla.

Como se mencionó, los estímulos presentados dentro

A menudo se percibe que 40 ms ocurren simultáneamente [20]. En pacientes esquizofrénicos, la ventana de integración es mucho más larga [69]. Curiosamente, los pacientes esquizofrénicos a menudo informan que la corriente de percepción está muy fragmentada. A este respecto, los estudios de pacientes pueden ofrecer importantes conocimientos sobre la estructura del procesamiento temporal.

Nuestras consideraciones van mucho más allá de la investigación de la percepción. También son cruciales para la neurociencia y la visión por computadora, que deben proporcionar respuestas a la pregunta de qué aspectos del procesamiento se vuelven "conscientes" y en qué momento. Nuestro modelo también avanza en la teoría de la codificación neuronal porque permite hacer distinciones entre los estados neuronales correspondientes al procesamiento inconsciente y los estados atractores estables que representan la percepción significativa. Igualmente importante, nuestro modelo desafía las teorías prominentes sobre la filosofía de la mente, que asumen que la conciencia es una corriente continua.


Contenido

El Instituto Nacional Estadounidense de Estándares define el infrasonido como "sonido a frecuencias inferiores a 20 Hz". [ cita necesaria ]

Los Aliados de la Primera Guerra Mundial utilizaron por primera vez infrasonidos para localizar artillería. [1] Uno de los pioneros en la investigación infrasónica fue el científico francés Vladimir Gavreau. [2] Su interés por las ondas infrasónicas surgió por primera vez en su laboratorio durante la década de 1960, cuando él y sus asistentes de laboratorio experimentaron temblores en el equipo de laboratorio y dolor en los tímpanos, pero sus micrófonos no detectaron el sonido audible. Concluyó que era un infrasonido causado por un gran ventilador y un sistema de conductos, y pronto se puso a trabajar preparando pruebas en los laboratorios. Uno de sus experimentos fue un silbato infrasónico, un tubo de órgano de gran tamaño. [3] [4] [5]

El infrasonido puede resultar de fuentes naturales y artificiales:

  • Eventos naturales: el sonido infrasónico a veces es el resultado natural del clima severo, oleaje, [6] olas a sotavento, avalanchas, terremotos, volcanes, [7] [8] bólidos, [9] cascadas, desprendimiento de icebergs, auroras, meteoritos, rayos y -Rayo atmosférico. [10] Las interacciones de ondas no lineales oceánicas en tormentas oceánicas producen vibraciones infrasónicas penetrantes de alrededor de 0,2 Hz, conocidas como microbaroms. [11] Según el Programa Infrasónico de la NOAA, las matrices infrasónicas se pueden utilizar para localizar avalanchas en las Montañas Rocosas y para detectar tornados en las llanuras altas varios minutos antes de que toquen tierra. [12]
  • Comunicación animal: ballenas, elefantes, [13] hipopótamos, [14] rinocerontes, [15] [16] jirafas, [17] okapis, [18] pavos reales, [19] y los caimanes son conocidos por utilizar infrasonidos para comunicarse a distancias. hasta cientos de millas en el caso de las ballenas. En particular, se ha demostrado que el rinoceronte de Sumatra produce sonidos con frecuencias tan bajas como 3 Hz que tienen similitudes con el canto de la ballena jorobada. [16] El rugido del tigre contiene infrasonidos de 18 Hz y menos, [20] y se informa que el ronroneo de los felinos cubre un rango de 20 a 50 Hz. [21] [22] [23] También se ha sugerido que las aves migratorias utilizan infrasonidos generados naturalmente, a partir de fuentes como el flujo de aire turbulento sobre las cadenas montañosas, como ayuda para la navegación. [24] El infrasonido también se puede utilizar para la comunicación a larga distancia, especialmente bien documentado en ballenas barbadas (ver Vocalización de ballenas) y elefantes africanos. [25] La frecuencia de los sonidos de las ballenas barbadas puede oscilar entre 10 Hz y 31 kHz, [26] y la de los cantos de elefantes de 15 Hz a 35 Hz. Ambos pueden ser extremadamente ruidosos (alrededor de 117 dB), lo que permite la comunicación durante muchos kilómetros, con un alcance máximo posible de alrededor de 10 km (6 millas) para los elefantes, [27] y potencialmente cientos o miles de kilómetros para algunas ballenas. [cita necesaria] Los elefantes también producen ondas infrasónicas que viajan a través de tierra firme y son detectadas por otras manadas usando sus patas, aunque pueden estar separadas por cientos de kilómetros. Estas llamadas pueden usarse para coordinar el movimiento de manadas y permitir que los elefantes apareados se encuentren entre sí. [28]
  • Cantantes humanos: algunos vocalistas, incluido Tim Storms, pueden producir notas en el rango infrasónico. [29]
  • Fuentes creadas por humanos: el infrasonido puede ser generado por procesos humanos como explosiones y explosiones sónicas (tanto químicas como nucleares), o por maquinaria como motores diesel, turbinas eólicas y transductores mecánicos especialmente diseñados (mesas de vibración industrial). Ciertos diseños de altavoces especializados también son capaces de reproducir frecuencias extremadamente bajas, por ejemplo, modelos de subwoofer rotativos a gran escala de subwoofer, [30] así como altavoces grandes con carga de bocina, bass reflex, sellados y de línea de transmisión. [31] [32]

Se ha pensado que algunos animales perciben las ondas infrasónicas que atraviesan la tierra, provocadas por desastres naturales, y las utilizan como alerta temprana. Un ejemplo de esto es el terremoto y tsunami del Océano Índico de 2004. Se informó que los animales habían huido de la zona horas antes de que el tsunami golpeara las costas de Asia. [33] [34] No se sabe con certeza si esta es la causa que algunos han sugerido que pudo haber sido la influencia de ondas electromagnéticas, y no de ondas infrasónicas, lo que llevó a estos animales a huir. [35]

Una investigación realizada en 2013 por Jon Hagstrum del Servicio Geológico de EE. UU. Sugiere que las palomas mensajeras usan infrasonidos de baja frecuencia para navegar. [36]

20 Hz se considera el límite normal de baja frecuencia de la audición humana. [ cita necesaria ] Cuando se reproducen ondas sinusoidales puras en condiciones ideales y a un volumen muy alto, un oyente humano podrá identificar tonos tan bajos como 12 Hz. [37] Por debajo de 10 Hz es posible percibir los ciclos individuales del sonido, junto con una sensación de presión en los tímpanos.

Desde aproximadamente 1000 Hz, el rango dinámico del sistema auditivo disminuye al disminuir la frecuencia. Esta compresión es observable en los contornos de nivel de sonoridad igual, e implica que incluso un ligero aumento en el nivel puede cambiar la sonoridad percibida de apenas audible a fuerte. Combinado con la propagación natural de los umbrales dentro de una población, su efecto puede ser que un sonido de muy baja frecuencia que es inaudible para algunas personas puede resultar fuerte para otras.

Un estudio ha sugerido que el infrasonido puede causar sentimientos de asombro o miedo en los seres humanos. También se ha sugerido que, dado que no se percibe conscientemente, puede hacer que las personas sientan vagamente que están ocurriendo eventos extraños o sobrenaturales. [38]

Un científico que trabaja en el Laboratorio de Neurociencia Auditiva de la Universidad de Sydney informa cada vez más evidencia de que el infrasonido puede afectar el sistema nervioso de algunas personas al estimular el sistema vestibular, y esto ha demostrado en modelos animales un efecto similar al mareo del mar. [39]

En una investigación realizada en 2006 que se centró en el impacto de las emisiones sonoras de los aerogeneradores en la población cercana, el infrasonido percibido se ha asociado a efectos como molestia o fatiga, según su intensidad, con poca evidencia que apoye los efectos fisiológicos del infrasonido por debajo de la percepción humana. umbral. [40] Sin embargo, estudios posteriores han relacionado el infrasonido inaudible con efectos como plenitud, presión o tinnitus, y han reconocido la posibilidad de que pueda perturbar el sueño. [41] Otros estudios también han sugerido asociaciones entre los niveles de ruido en las turbinas y las alteraciones del sueño autoinformadas en la población cercana, al tiempo que agregaron que la contribución del infrasonido a este efecto aún no se comprende completamente. [42] [43]

En un estudio de la Universidad de Ibaraki en Japón, los investigadores dijeron que las pruebas de EEG mostraron que el infrasonido producido por las turbinas eólicas "se consideraba una molestia para los técnicos que trabajan cerca de una turbina eólica moderna a gran escala". [44] [45] [46]

Jürgen Altmann de la Universidad Tecnológica de Dortmund, un experto en armas sónicas, ha dicho que no hay evidencia confiable de náuseas y vómitos causados ​​por infrasonidos. [47]

Se ha citado que los altos niveles de volumen en los conciertos de los arreglos de subwoofers causan colapso pulmonar en personas que están muy cerca de los subwoofers, especialmente en fumadores que son particularmente altos y delgados. [48]

En septiembre de 2009, el estudiante londinense Tom Reid murió de síndrome de muerte súbita arrítmica (SADS) después de quejarse de que "notas graves fuertes" le "llegaban al corazón". La indagatoria registró un veredicto de causas naturales, aunque algunos expertos comentaron que el bajo podría haber actuado como detonante. [49]

El aire es un medio muy ineficaz para transferir vibraciones de baja frecuencia de un transductor al cuerpo humano. [50] Sin embargo, la conexión mecánica de la fuente de vibración al cuerpo humano proporciona una combinación potencialmente peligrosa. El programa espacial estadounidense, preocupado por los efectos dañinos del vuelo de cohetes en los astronautas, ordenó pruebas de vibración que usaban asientos de cabina montados en mesas de vibración para transferir la "nota marrón" y otras frecuencias directamente a los sujetos humanos. Se lograron niveles de potencia muy altos de 160 dB a frecuencias de 2-3 Hz. Las frecuencias de prueba oscilaron entre 0,5 Hz y 40 Hz. Los sujetos de prueba sufrieron ataxia motora, náuseas, alteraciones visuales, desempeño de tareas degradado y dificultades en la comunicación. Los investigadores asumen que estas pruebas son el núcleo del mito urbano actual. [51] [52]

El informe "Una revisión de la investigación publicada sobre el ruido de baja frecuencia y sus efectos" [53] contiene una larga lista de investigaciones sobre la exposición a infrasonidos de alto nivel entre humanos y animales. Por ejemplo, en 1972, Borredon expuso a 42 hombres jóvenes a tonos de 7,5 Hz a 130 dB durante 50 minutos. Esta exposición no provocó efectos adversos aparte de la somnolencia informada y un ligero aumento de la presión arterial. En 1975, Slarve y Johnson expusieron a cuatro sujetos masculinos al infrasonido en frecuencias de 1 a 20 Hz, durante ocho minutos a la vez, a niveles de hasta 144 dB SPL. No hubo evidencia de ningún efecto perjudicial aparte del malestar del oído medio. Las pruebas de infrasonido de alta intensidad en animales dieron como resultado cambios mensurables, como cambios celulares y rotura de las paredes de los vasos sanguíneos.

En febrero de 2005, el programa de televisión Cazadores de mitos usó doce subwoofers Meyer Sound 700-HP, un modelo y una cantidad que se ha empleado para los principales conciertos de rock. [54] [55] El rango de frecuencia de funcionamiento normal del modelo de subwoofer seleccionado era de 28 Hz a 150 Hz [56] pero los 12 gabinetes en Cazadores de mitos ha sido especialmente modificado para una extensión de graves más profunda. [57] Roger Schwenke y John Meyer dirigieron al equipo de Meyer Sound en el diseño de un banco de pruebas especial que produciría niveles de sonido muy altos en frecuencias infrasónicas. Los puertos de sintonización de los subwoofers se bloquearon y se alteraron sus tarjetas de entrada. Los gabinetes modificados se colocaron en una configuración de anillo abierto: cuatro pilas de tres subwoofers cada una. Las señales de prueba fueron generadas por un analizador de audio SIM 3, con su software modificado para producir tonos infrasónicos. Un analizador de nivel de sonido Brüel & amp Kjær, alimentado con una señal atenuada de un micrófono de medición modelo 4189, mostraba y registraba los niveles de presión sonora. [57] Los presentadores del programa probaron una serie de frecuencias tan bajas como 5 Hz, alcanzando un nivel de 120 decibeles de presión sonora a 9 Hz y hasta 153 dB en frecuencias superiores a 20 Hz, pero los rumores de efectos fisiológicos no se materializaron. . [57] Todos los sujetos de prueba informaron algo de ansiedad física y dificultad para respirar, incluso una pequeña cantidad de náuseas, pero esto fue descartado por los anfitriones, señalando que el sonido en esa frecuencia e intensidad mueve el aire rápidamente dentro y fuera de los pulmones. El programa declaró que el mito de las notas marrones "se rompió".

El infrasonido es una causa hipotética de muerte de los nueve excursionistas rusos que fueron encontrados muertos en el paso de Dyatlov (cerca de Siberia) en 1959. [58]

Infrasónico Experimento de tono de 17 Hz Editar

El 31 de mayo de 2003, un grupo de investigadores del Reino Unido llevó a cabo un experimento masivo, en el que expusieron a unas 700 personas a música mezclada con suaves ondas sinusoidales de 17 Hz reproducidas a un nivel descrito como "cerca del borde de la audición", producida por un extralargo subwoofer de carrera montado a dos tercios del camino desde el extremo de una tubería de alcantarillado de plástico de siete metros de largo. El concierto experimental (titulado Infrasónico) tuvo lugar en la Purcell Room a lo largo de dos actuaciones, cada una de las cuales consta de cuatro piezas musicales. Dos de las piezas de cada concierto tenían tonos de 17 Hz debajo. [59] [60]

En el segundo concierto, las piezas que debían llevar un subtono de 17 Hz se intercambiaron para que los resultados de las pruebas no se centraran en ninguna pieza musical específica. A los participantes no se les dijo qué piezas incluían el tono casi infrasónico de 17 Hz de bajo nivel. La presencia del tono dio como resultado que un número significativo (22%) de los encuestados informaran sentirse incómodos o tristes, tener escalofríos por la columna vertebral o sentimientos nerviosos de repulsión o miedo. [59] [60]

Al presentar la evidencia a la Asociación Británica para el Avance de la Ciencia, el profesor Richard Wiseman dijo: "Estos resultados sugieren que el sonido de baja frecuencia puede hacer que las personas tengan experiencias inusuales aunque no puedan detectar conscientemente el infrasonido. Algunos científicos han sugerido que este nivel de sonido puede estar presente en algunos sitios supuestamente embrujados y hacer que las personas tengan sensaciones extrañas que atribuyen a un fantasma; nuestros hallazgos apoyan estas ideas ". [38]

Relación sugerida con los avistamientos de fantasmas Editar

El psicólogo Richard Wiseman de la Universidad de Hertfordshire sugiere que las sensaciones extrañas que la gente atribuye a los fantasmas pueden ser causadas por vibraciones infrasónicas. Vic Tandy, oficial experimental y profesor a tiempo parcial en la escuela de estudios internacionales y derecho de la Universidad de Coventry, junto con el Dr. Tony Lawrence del departamento de psicología de la Universidad, escribieron en 1998 un artículo titulado "Fantasmas en la máquina" para la Revista de la Sociedad de Investigación Psíquica. Su investigación sugirió que una señal infrasónica de 19 Hz podría ser responsable de algunos avistamientos de fantasmas. Tandy estaba trabajando hasta tarde una noche solo en un laboratorio supuestamente embrujado en Warwick, cuando se sintió muy ansioso y pudo detectar una mancha gris por el rabillo del ojo. Cuando Tandy se volvió hacia la mancha gris, no había nada.

Al día siguiente, Tandy estaba trabajando en su florete de esgrima, con el mango sujeto en un tornillo de banco. Aunque no había nada que lo tocara, la hoja comenzó a vibrar salvajemente. Investigaciones posteriores llevaron a Tandy a descubrir que el extractor del laboratorio emitía una frecuencia de 18,98 Hz, muy cercana a la frecuencia de resonancia del ojo dada por la NASA como 18 Hz. [61] Esto, conjeturó Tandy, era la razón por la que había visto una figura fantasmal: era, creía, una ilusión óptica causada por la resonancia de sus globos oculares. La habitación tenía exactamente la mitad de una longitud de onda y el escritorio estaba en el centro, lo que provocó una onda estacionaria que provocó la vibración del papel de aluminio. [62]

Tandy investigó este fenómeno más a fondo y escribió un artículo titulado El fantasma en la máquina. [63] Llevó a cabo una serie de investigaciones en varios sitios que se cree que están encantados, incluido el sótano de la Oficina de Información Turística junto a la Catedral de Coventry [64] [65] y el Castillo de Edimburgo. [66] [67]

Infrasonido para la detección de detonaciones nucleares Editar

El infrasonido es una de las varias técnicas que se utilizan para identificar si se ha producido una detonación nuclear. Una red de 60 estaciones infrasónicas, además de las estaciones sísmicas e hidroacústicas, comprende el Sistema Internacional de Monitoreo (IMS) que tiene la tarea de monitorear el cumplimiento del Tratado de Prohibición Completa de Ensayos Nucleares (CTBT). [68] Las estaciones de infrasonido IMS constan de ocho sensores de microbarómetro y filtros espaciales dispuestos en una matriz que cubre un área de aproximadamente 1 a 9 km 2. [68] [69] Los filtros espaciales utilizados son tubos radiantes con puertos de entrada a lo largo de su longitud, diseñados para promediar las variaciones de presión como la turbulencia del viento para obtener mediciones más precisas. [69] Los microbarómetros utilizados están diseñados para monitorear frecuencias por debajo de aproximadamente 20 hercios. [68] Las ondas sonoras por debajo de 20 hercios tienen longitudes de onda más largas y no se absorben fácilmente, lo que permite la detección a grandes distancias. [68]

Las longitudes de onda del infrasonido se pueden generar artificialmente a través de detonaciones y otras actividades humanas, o naturalmente a partir de terremotos, clima severo, rayos y otras fuentes. [68] Al igual que la sismología forense, se requieren algoritmos y otras técnicas de filtrado para analizar los datos recopilados y caracterizar los eventos para determinar si realmente se ha producido una detonación nuclear. Los datos se transmiten desde cada estación a través de enlaces de comunicación seguros para su posterior análisis. También se incluye una firma digital en los datos enviados desde cada estación para verificar si los datos son auténticos. [70]

La NASA Langley ha diseñado y desarrollado un sistema de detección infrasónico que se puede utilizar para realizar mediciones infrasónicas útiles en un lugar donde antes no era posible. El sistema comprende una PCB de micrófono de condensador electret Modelo 377M06, que tiene una membrana de 3 pulgadas de diámetro y un parabrisas pequeño y compacto. [71] La tecnología basada en Electret ofrece el menor ruido de fondo posible, porque el ruido de Johnson generado en la electrónica de soporte (preamplificador) se minimiza. [71]

El micrófono presenta una alta conformidad de membrana con un gran volumen de cámara trasera, un panel posterior prepolarizado y un preamplificador de alta impedancia ubicado dentro de la cámara trasera. El parabrisas, basado en el alto coeficiente de transmisión del infrasonido a través de la materia, está hecho de un material de baja impedancia acústica y tiene una pared suficientemente gruesa para garantizar la estabilidad estructural. [72] Se ha descubierto que la espuma de poliuretano de celda cerrada sirve bien para este propósito. En la prueba propuesta, los parámetros de prueba serán la sensibilidad, el ruido de fondo, la fidelidad de la señal (distorsión armónica) y la estabilidad temporal.

El diseño del micrófono se diferencia del de un sistema de audio convencional en que se tienen en cuenta las características peculiares del infrasonido. En primer lugar, el infrasonido se propaga a grandes distancias a través de la atmósfera de la Tierra como resultado de una absorción atmosférica muy baja y de conductos refractivos que permiten la propagación mediante múltiples rebotes entre la superficie de la Tierra y la estratosfera. Una segunda propiedad que ha recibido poca atención es la gran capacidad de penetración del infrasonido a través de materia sólida, una propiedad utilizada en el diseño y fabricación de los parabrisas del sistema. [72]

Por lo tanto, el sistema cumple varios requisitos de instrumentación ventajosos para la aplicación de la acústica: (1) un micrófono de baja frecuencia con un ruido de fondo especialmente bajo, que permite la detección de señales de bajo nivel dentro de una banda de paso de baja frecuencia (2) un parabrisas pequeño y compacto que permite (3) el despliegue rápido de una matriz de micrófonos en el campo. El sistema también cuenta con un sistema de adquisición de datos que permite la detección, el rumbo y la firma en tiempo real de una fuente de baja frecuencia. [72]

La Comisión Preparatoria de la Organización del Tratado de Prohibición Completa de los Ensayos Nucleares utiliza el infrasonido como una de sus tecnologías de monitoreo, junto con el monitoreo sísmico, hidroacústico y de radionucleidos atmosféricos. El infrasonido más fuerte registrado hasta la fecha por el sistema de monitoreo fue generado por el meteoro de Chelyabinsk de 2013. [73]

La película de 2017 El sonido utiliza el infrasonido como un elemento importante de la trama. [74] [75]


La segunda capa: realidad interior

Esta es la capa intermedia. Se creó simultáneamente con la tercera capa, pero es mucho más rígido (lo que significa que es muy difícil cambiarlo). La mayoría de las personas terminan viviendo con el mismo segundo filtro la mayor parte de sus vidas. Empezamos a crear esta capa antes de la tercera.

Desde que nacemos, incluso antes de que nos demos cuenta de nuestro entorno, comenzamos a desarrollar nuestra psique. Nadie nace completamente en blanco. Hay una parte de nuestra psique que Carl Jung llama inconsciente, que contiene memorias y programas básicos para vivir en este mundo.

Algunos psicólogos incluso creen que los recuerdos de nuestras vidas pasadas se almacenan en esta parte de nuestra psique. Al hacer hipnosis profunda en pacientes, los psicólogos informan que las patentes recuerdan recuerdos que no son de esta vida.

Dicho esto, está claro que incluso antes de que comencemos a percibir la realidad que nos rodea, tenemos un cierto sentido de lo que tenemos que hacer, tal vez no de forma consciente sino inconsciente.

Los sistemas de nuestro organismo saben funcionar perfectamente desde antes incluso de que nazcamos.

Pero a medida que envejecemos y aumentamos nuestra conciencia, nuestros programas inconscientes pueden entrar en un & # 8216 conflicto & # 8217 con el mundo que nos rodea y crear juicios falsos sobre la realidad.

Por ejemplo, digamos que su padre llega a casa del trabajo, cansado, hambriento y con la mente concentrada en otra cosa. Está estresado porque quiere lo mejor para ti. Sin embargo, eres solo un bebé y no entiendes nada de eso. Todo lo que quieres es un abrazo. Estiras los brazos hacia tu papá impulsado por tu deseo inconsciente de conexión paternal, pero eres & # 8216 despiadadamente & # 8217 ignorado por él.

Lloras, quiere aclararse la cabeza y entra en su habitación, tu madre te recoge.

En este escenario hipotético, podrías crear un juicio falso sobre la realidad de que tu padre no te quiere. Podrías desarrollar una falsa creencia de que no eres digno.

Este trauma inconsciente puede controlar tus elecciones durante toda tu vida, diciéndote siempre que no eres suficiente, obligándote a ser mejor, a buscar aprobación fuera de ti mismo.

Podrías terminar en el otro lado del espectro, siempre buscando la aprobación de los chicos, sin sentirte atraído por los hombres que están interesados ​​en ti y & # 8216 inexplicablemente & # 8217 sintiéndote atraído por los hombres que te ignoran.

La parte inconsciente de nuestra psique tiene el mayor control sobre nuestro destino. Hay una cita de Carl Jung que dice & # 8220 Hasta que hagas consciente al inconsciente, este dirigirá tu vida y lo llamarás destino. & # 8221

A medida que envejecemos, hay muchas situaciones en las que asumimos cosas y hacemos juicios. Es normal. Pero no significa que lo que creemos sobre el mundo sea correcto.

Estos programas inconscientes deciden la mayor parte de cómo vemos el mundo, hacia qué nos impulsa y qué despreciamos, qué nos interesa y qué metas nos fijamos para nuestra vida.

Ellos deciden qué da viento a nuestras velas y hacia dónde queremos navegar. Se trata de curar los & # 8216traumas & # 8217 que inconscientemente tenemos.

Otro elemento importante que crea la segunda capa de nuestra realidad son nuestras hormonas.

Si hay un desequilibrio hormonal, suele ocurrir durante la pubertad, el mundo en el que vivimos se percibe a través del filtro que crean estas hormonas.

Solo mire la vida de cualquier adolescente y cuán llena de drama innecesario es. Realmente no es tan importante si la persona que te gusta no te vio saludando con la mano.Quiero decir que no es como si la aldea en la que vives fuera atacada por otros colonos y la estuvieran quemando hasta los cimientos. Sin embargo, los adolescentes tienden a actuar de esta manera con los pequeños detalles. Todo se trata de las hormonas.

Realmente sienten estas emociones intensas. Para ellos, es tan real como quemar el pueblo. Pero esa no es la realidad REAL, ¿verdad?

Es por eso que solemos recordar nuestra adolescencia y decir & # 8216Entonces nos preocupaban los problemas menores & # 8217 pero no recordamos que estos menor Los problemas eran tan grandes y reales para nosotros entonces, como el grande problemas que tienen los adultos. Las emociones son las mismas.

Y debido a que estas emociones son las mismas a lo largo de nuestra vida, al no seguir las prioridades lógicas, generalmente distorsionamos la realidad.

Me refiero a mirar el mundo de hoy. Literalmente, nunca has estado más seguro que en cualquier otro período de la historia de la humanidad. Sin embargo, encontramos formas de sentir estas intensas emociones. Nuestra mente no hace ninguna diferencia si, por ejemplo, nuestra vida está en peligro o si hacemos un discurso público. Sin embargo, los posibles resultados son muy diferentes en ambos escenarios.

Esa es la razón por la que la gente encuentra el drama incluso si vive en el paraíso.

Otro elemento es nuestro mundo de pensamientos.

¿Cuántas veces creaste un escenario en tu mente que te estresó muchísimo, y nunca sucedió, ni nada que se le pareciera?

Crear estos posibles escenarios es un signo de nuestro intelecto. Sin embargo, a veces olvidamos lo que es real y lo que no. Terminamos sintiendo emociones reales por personas reales acerca de una situación ilusoria que hemos creado en nuestras mentes.

Incluso algunos de nuestros recuerdos son falsos. Los científicos descubrieron que cada vez que recuerdas un recuerdo, en realidad estás recordando la última vez que pensaste en ese recuerdo. Y con el tiempo, estos recuerdos se van distorsionando poco a poco.

Así es como tú y tu amigo terminan teniendo 2 recuerdos muy diferentes de un evento en el que ambos participaron.

Y por último, pero no menos importante, las decisiones que tomamos durante nuestra vida configuran la mayor parte de nuestra segunda capa.

La profesión que elegimos, los pasatiempos que elegimos, las cosas que elegimos para rodearnos nos dicen mucha información que conocen las personas que no tienen experiencia en estos campos. Simplemente no son conscientes del conocimiento del que somos conscientes.

Por ejemplo, dejemos que & # 8217s lleve a alguien que sea salvavidas y se encargue del área de la piscina, y a otra persona que sea cantinero en un club nocturno.

El salvavidas mira el área de la piscina MUCHO diferente al barman. Si el camarero viene al área de la piscina, quiere relajarse, broncearse, nadar un poco, tal vez leer un libro. Eso & # 8217 es lo que él asocia & # 8216a área de piscina & # 8217. Esos son los detalles que promueven las emociones cuando alguien menciona & # 8216let & # 8217s ir a la piscina & # 8217. Es divertido.

Pero para el socorrista entran en juego diferentes detalles. Percibe de qué color es el agua, la higiene alrededor de la piscina, las posibles incidencias de otras personas alrededor de la piscina, le recuerda todos los quehaceres que exige el cuidado de una piscina.

Como cuando el socorrista decide ir a una discoteca. Va a un club nocturno a bailar, escuchar música, tal vez conocer chicas y posiblemente beber. Esos son los detalles que promueven las emociones cuando alguien menciona & # 8216let & # 8217s ir al club & # 8217. Es divertido.

No piensa en cuánto necesitan trabajar los camareros, ni cuánto tiempo van a lavar los vasos, ni en otras tareas que hacen los camareros. Él no se da cuenta de ellos.

Cuando el salvavidas bebe cócteles, no sabe lo que hay allí, disfruta del delicioso sabor. El cantinero podría disgustarse con un cóctel que es delicioso para alguien que no conoce su receta.

Este es solo un ejemplo de un área de la vida.

El factor de elección juega un papel importante en la creación de la segunda capa de su realidad. Lo mismo ocurre con nuestro inconsciente y nuestra biología. Todos estos elementos están estrechamente conectados entre sí, dándote el segundo filtro de la realidad.

Pero ninguno de ellos muestra la REAL realidad. La pantalla es muy diferente de lo que estos elementos proyectan sobre ella. Te dan una versión personal de la realidad que encaja en tu sistema de creencias. Pero esta realidad está distorsionada.

El segundo mago que te engaña eres tú mismo.


Ver el vídeo: Cómo Elevarte por encima del pensamiento - Inspirado en Eckhart Tolle (Junio 2022).